#3AñosDeHistoria / José Félix Bello Aliendres: “De la pintura a las telas, y su tasca el marinero”

0
118

Carúpano, 20 de mayo del 2021.- Por: Pedro Ramírez.-  En esta edición especial #3AñosDeHistoria de El Carupanero Digital queremos presentar la esencia de nuestras raíces, por eso nos encontraremos con personajes valiosos, que han hecho historia a su manera, sencillos, carismáticos, trabajadores, pero sobre todo muy buenos ciudadanos.

Uno de estos personajes es José Félix Bello Aliendres, tan sencillo como su vida misma. Bello Aliendres, en la actualidad se dedica a la costura y confección de ropa, desde su residencia en la urbanización Guayacán de Las Flores de Carúpano estado Sucre.

Lo visitamos en su domicilio, y cuando le comunicamos que se trataba de una entrevista, por la edición especial de aniversario quedó sorprendido, ¿por qué a mí? ¡Esas entrevistas son para gente importante! Nos dijo José Félix.

Sin embargo, nosotros respondimos de inmediato: ¡Tú eres importante!  Por eso estamos aquí.

¡No te brindo café porque no tengo! Amablemente añadió Bello Aliendres, mientras el periodista hizo gestos agradables, para confirmar que con atender la invitación era más que suficiente.

Y así entramos en acción.

¿Dónde y cuando nació José Félix Bello Aliendres?

Yo nací el 26 de noviembre del año 1964 en el antiguo hospital de Carúpano. Eso se llamaba hospital “San Antonio”, y era el principal centro médico de la ciudad, donde trabajaban famosos médicos, enfermeras reconocidas, y gente muy valiosa.

¿Quiénes fueron tus padres?

¡Me está gustando esta entrevista! Quieren saber toda mi vida. Y se las voy a contar. Mis padres fueron: Eustacio Bello Ciro Díaz (+) y María Ascensión Aliendres de Bello (+)

Así fuimos avanzando paso a paso con nuestro entrevistado, y luego de saber acerca de sus padres, nos adentramos en su niñez, le preguntamos por esos días de infancia, y lo que recordaba del pasado.

José Félix, comentó: Cuando era un niño, recuerdo que nosotros vivíamos por la calle El Tigre de Carúpano, y mis primeros pasos escolares fueron en una escuelita perteneciente a la Infantería de Marina, que estaba ubicada en aquella calle. Luego pasé a la escuela “Santa Teresita”, para cursar primero y segundo grado.

Recuerda, que la “Santa Teresita” funcionaba donde está la casa del cable,  y que luego la mudaron justamente detrás de la iglesia “Santa Rosa”.

¿Y cómo recuerdas aquellos momentos?

Para mí fueron los mejores momentos de mi vida, me conseguí con unas maestras excelentes, tremendos seres humanos, que enseñaban con dedicación y mucha mística. “Yo me puse a llorar, cuando mi familia se mudaba para Guayacán de Las Flores, tenía ocho años, recuerdo como en la hora, me iban a separar de mis maestros, para comenzar a estudiar en Guayacán”

Y así continué mis estudios desde mi nueva casa en Guayacán, llegué a la escuelita, y saqué mi sexto grado.

¿Qué vino después?

¡Una vida dura pero siempre la asumí con humildad y trabajo! Te cuento que comencé a estudiar mi primer año en el liceo “José Francisco Bermúdez” aquí en Guayacán, y no pude avanzar, raspé varias materias, tuve problemas, a veces no me concentraba, no entendía algunas clases, y fracasé.

Mis padres comenzaron a reclamarme, tu sabes, cosas de muchacho, y uno se va “ahogando en un vaso de agua”, no encuentra salidas. Se acumulan los problemas, y es así como decidí buscar trabajo. “Un amigo me habló del parque mecánico Chalimán, que era de la familia Acosta, unos colombo-venezolanos, quienes se encargaban de atraer atracciones a Carúpano, y me comuniqué con ellos, y me dieron empleo”

¿Qué hacía José Félix en el parque Chalimán?

De todo lo que los Acostas me encomendaran. A veces limpiaba las sillas de los carritos, en otras oportunidades cobraba los boletos, cuidaba la puerta. Era un “todero”, apenas tenía 15 o 16 años, y tenía que “ganarme el pan de cada día”.

El periodista hizo una pausa, porque a José Félix lo llamaba un cliente para preguntarle por la colocación de un cierre para su pantalón. Y cuando el entrevistado se volvió a incorporar le lanzamos está: ¿Y después del parque mecánico, qué vino en la vida de Bello Aliendres?

Me fui para el INCE – contestó con voz firme – Un profesor me dijo que en el INCE estaban ofreciendo el  curso de Electricidad y Mantenimiento, y agarré para allá. Terminé mi curso con éxito, y como en aquel entonces a los egresados del INCE los llamaba una empresa, comencé a trabajar en la Alfarería La Carupanera, que fue la empresa que me absorbió.

¿Electricista de la Alfarería?

Si claro, comencé allá como electricista. Aunque durante toda mi vida he sido un ser inquieto, que no me quedo en su solo lugar. Por eso aprendí en la Alfarería a pintar, a crear piezas de barro, a utilizar parte de las cerámicas para decorar, y también hacía mantenimiento eléctrico, pero era menor de edad, todavía tenía entre 16 y 17 años. Y además, no había finalizado el bachillerato. Personas que me querían mucho, siempre me recomendaban que continuara mis estudios.

¿Hiciste caso a los consejos?

¡Supieras tú que sí! Me inscribí en el turno de la noche en el liceo “Tavera Acosta”, y avance bastante, pero tampoco pude graduarme de bachiller allá.

¿Y ahora qué pasó, otra vez no entendías las materias?

Si las entendía, iba muy bien en las clases, sin embargo era época de la recluta forzada. Aquello era una persecución horrible a la juventud de la época para llevárselos, los sacaban casi del salón de clases, y yo agarré miedo. Perdía clases por la recluta, y al final me aplazaban las materias.

¿Entonces no culminaste el bachillerato?

Si lo terminé. En Guayacán abrieron la educación de adultos, que era en el liceo “José Francisco Bermúdez” por las noches, y yo me inscribí en cuarto y quinto año, y al fin terminé en el año 1992.

Y así seguimos hablando con este personaje carupanero, con motivo del tercer año de EL CARUPANERO DIGITAL, y el especial #3AñosDeHistoria, conociendo su historia de vida, y le preguntamos qué hizo después de haber obtenido el título de bachiller.

Mi vida seguía en marcha, José Félix no se para por nada. Vendía loterías en un quiosco, hacía piñatas, decoración para fiestas, siempre hacía cursos en la Casa de la Cultura, para estar al día. Recuerdo a grandes amigas, Rosa y Doris, ellas estaban en la Casa de la Cultura, y siempre me animaban a aprender cosas nuevas para emprender.

Hice cursos de pasapalos, cocina vegetariana, panadería, dulcería criolla, y otros; preparaba vinos, decoraba fiestas, hacía tortas por encargos, y no paraba de trabajar.

¿José Félix, era una máquina en movimiento?

Algo así parecido. Yo, monté un negocio de venta de comida rápida llamada “La Guamita”, ahí preparábamos sándwich, hamburguesas, perros calientes, toddy frío y caliente. Nos fue muy bien, era aquí mismo en Guayacán, y crecimos, monté una sucursal de “La Guamita” en el Mercado Municipal de Carúpano.

Después pasé al ramo de la cervecería, me fui por la tasca y constituí “La Tasca El Marinero”. Eran otros tiempos, aquí atendíamos hasta 100 personas. Comidas, bebidas, luces, música; un trabajo duro pero rentable.

¿Y qué pasó con la Guamita y el Marinero?

Ahí si paré por enfermedad. Comencé a presentar un diagnóstico que los médicos le dicen Insuficiencia Venosa Profunda Crónica, y eso me impidió seguir trabajando en esos negocios.

Ya para finalizar esta amplia entrevista con José Félix Bello Aliendres, le preguntamos, a que se dedicaba en la actualidad, y que opinaba de la situación actual del país.

Nos dijo que estaba trabajando la costura. Se dedicaba a la reparación de máquinas de coser de cualquier marca o estilo. Tenía sus clientes, a quienes les confecciona ropas, y les fabrica bolsas para el mercado. Además, José Félix, ingresó desde el año 2002 como miembro activo de la Iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días.

En cuanto a la situación del país, comentó que le gustaría ver acciones efectivas del gobierno en relación a la materia económica; “ese bendito dólar, que cada día va para arriba, y no hay quien lo pare”.

Por cierto, nuestro entrevistado indica que su materia prima como agujas, hilos, telas, y otros; aumenta de precio cada día, y para conseguirla tiene que “hacer magia”.

Aunque  aclaró, que no estaba hablando como político, manifestó que deseaba comprar sus cosas acá cerca, y poder seguir trabajando tranquilo. Nos deseó mucho éxito en nuestro trabajo periodístico, y se despidió con bendiciones y buenos deseos.

#Nota: Si quieres aparecer o tienes a alguien que desees que aparezca en la programación #3AñosDeHistoria de EL CARUPANERO DIGITAL, comunícate con nuestro equipo de prensa… 0426 – 380 77 60, E-Mail: elcarupaneroweb@gmail.com

#ElCarupaneroDigital #3AñosDeHistoria 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.