¿A qué está jugando Corea del Norte?

0
91
El líder norcoreano Kim Jong-un y su hermana, Kim Yo-jong, al margen de una reunión con el presidente surcoreano Moon Jae-in el 27 de abril de 2018.
El líder norcoreano Kim Jong-un y su hermana, Kim Yo-jong, al margen de una reunión con el presidente surcoreano Moon Jae-in el 27 de abril de 2018. Korea Summit Press Pool/Pool via Reuters

La tensión ha escalado en la península coreana. Después de varios días de incesantes ataques verbales del Norte contra el Sur y el corte de las vías de comunicación política y militar con Seúl, el régimen norcoreano hizo estallar el martes la oficina de enlace de Kaesong, situada en una zona industrial cercana a la frontera. Más allá del símbolo, la destrucción forma parte de un contexto de dificultades económicas para Corea del Norte y de estancamiento de las negociaciones con Washington. El análisis de Olivier Guillard*, investigador del CERIAS (Universidad de Quebec en Montreal).

Por Jelena Tomic

RFI: ¿Por qué el régimen norcoreano atacó la oficina de enlace intercoreana y por qué ahora?

Olivier Guillard: Por una vez Corea del Norte ha marcado la pauta de lo que podría hacer a muy corto plazo. El fin de semana pasado, el número 2 del régimen de Kim Yo-jong, la hermana de Kim Jong-un, había insinuado una crispación, que ahora consideraba al Sur como un enemigo y no como un socio y que entre los objetivos o símbolos que podían ser víctimas de la ira del Norte hacia el sur estaba precisamente esta oficina de enlace, que durante los dos últimos años ha sido el único lugar donde los dos países (que técnicamente siguen en guerra) se reunieron más o menos regularmente, cara a cara, para dialogar acerca de un futuro más pacífico.

¿Qué está buscando Pyongyang? ¿Por qué el repentino cambio en su vecino del sur?

Con esta acción, Corea del Norte expresa su decepción por los diversos proyectos intercoreanos. Pyongyang y Seúl habían intentado durante dos años reavivar un ciclo más relajado. Fue bastante interesante al principio, pero las cosas han estado estancadas durante un año.

Corea del Norte anunció el fin de semana pasado que redesplegará tropas a la zona desmilitarizada. Esto ciertamente dará lugar a una discusión y negociación entre el Norte y el Sur, pero especialmente entre el Norte y Washington.

Durante la primavera intercoreana, Pyongyang apostaba en gran medida a una suavización de las sanciones contra el régimen, especialmente las económicas. Antes de este período de distensión con el Sur, fuimos testigos de dos años extremadamente complicados desde el punto de vista balístico y nuclear, ya que Corea del Norte se había embarcado en 2016 y 2017 en un ciclo permanente de lanzamientos de misiles y ensayos nucleares que habían dado lugar a importantes sanciones internacionales, incluidas sanciones económicas.

Estas sanciones pesan ahora mucho sobre la economía de Corea del Norte, que está agotada y además sufre desde hace un trimestre las consecuencias de la pandemia del coronavirus en su comercio exterior. Un comercio ya débil, esencialmente ligado a China.

Y probablemente mirando más adelante, Corea del Norte piensa que al reforzar su control sobre el Sur tiene alguna posibilidad de enviar un mensaje un poco más lejos, a Washington, diciendo: «Aunque tengan otras prioridades de política interna e internacional, recuerden que somos una cuestión con la que hay que contar».

Al final, el tiempo que Corea del Norte ha pasado tratando de salir de este estancamiento se está acabando. Y para intentar relanzar o en todo caso posicionarse después de las elecciones presidenciales estadounidenses de fin de año, Pyongyang, como de costumbre, vuelve a poner bajo presión y pesa todo su peso sobre Seúl, desatando una ansiedad e incertidumbre que los surcoreanos trasladarán a su aliado estratégico estadounidense.

Además, Corea del Norte no ha detenido ninguno de sus desarrollos de misiles balísticos, y mucho menos su programa nuclear, aunque se había comprometido a hacerlo. Por lo tanto, puede considerarse sin duda que el fortalecimiento y la diversificación de sus arsenales balísticos y nucleares ha continuado y que hoy en día se encuentra en una posición aún más «cómoda» en sus negociaciones asimétricas con el Sur y los Estados Unidos. Al final, no ha cesado de ninguna manera su carrera balística y nuclear, y su arsenal ha aumentado desgraciadamente en consecuencia.

El líder norcoreano Kim Jong-un da cada vez mayor protagonismo a su hermana. ¿Cuál es el verdadero papel y la capacidad de acción de Kim Yo-jong?

En la familia Kim hoy en día hay un hermano mayor, Kim Jong-un, el rostro «simbólico» de Corea del Norte desde hace poco más de una década y está su hermana, que está un número de escalones más abajo y obviamente no tiene ni la misma autoridad ni el mismo crédito. Por otro lado, Kim Yo-jong está cada vez más presente y parece estar muy en línea con las posiciones de su hermano. Sobre todo, es una de las pocas, si no la única, portavoz en la que Kim Jong-un confía.

Lo vimos cuando se trataba de participar en los Juegos Olímpicos de Invierno, cuando Kim Jong-un envió una delegación norcoreana a Seúl, su hermana era la portadora de la bandera de Corea del Norte. También está transmitiendo cada vez más, a veces con ira, como lo hizo el fin de semana pasado, las palabras de los corredores de poder de Pyongyang, y ella también se muestra firme y poco amable.

Ciertamente también es un mensaje enviado a los Estados Unidos y a Corea del Sur: si ocurre que, por razones más o menos oscuras, el líder supremo Kim Jong-un desaparece, deben saber que en la familia también está el número 2. Kim Yo-jong está ganando cada vez más peso, al menos en términos de espacio y crédito entre la gente.

En este tándem, tenemos, en cierto modo, un jefe de Estado y un primer ministro que quizás se convierta cada vez más en el interlocutor en tiempos difíciles. Un interlocutor más tranquilo, como durante la distensión intercoreana que se evocó y que parece estar bastante mal encaminada hoy en día.

*Olivier Guillard es investigador del CERIAS (Universidad de Quebec en Montreal) y Jefe de Información de Crisis24 (GardaWorld). Es el autor de «Los últimos días de Kim Jong-un (en el poder…): Mañana, Corea del Norte se libera de la dictadura ? «(una publicación independiente) y «¿Qué hacer con Corea del Norte? («Éditions Nuvis»)

RFI

http://www.rfi.fr/es/asia-pacifico/20200617-a-qu%C3%A9-est%C3%A1-jugando-corea-del-norte

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.