Alberto Fernández: el aspirante “ni ni” a la presidencia de Argentina

0
269
Foto: Archivo El Estímulo
@mentetransfuga

No cabe duda de que los políticos son capaces de decir lo que sea. Cuando optan por un cargo, y en especial si se trata de populistas, no les cuesta nada contradecir sus propias ideas y valores.

Muestra de ello fue el fallecido Hugo Chávez quien en 1998 afirmó que no quería el socialismo ni el comunismo en Venezuela y aun así intentó implementarlo hasta su muerte. Con sus cambiantes acciones el aspirante Alberto Fernández podría ser otro ejemplo de ello en Argentina

Alberto Fernández y en especial su compañera de fórmula Cristina Fernández, viuda del expresidente Néstor Kirchner, mantiene una estrecha relación con Nicolás Maduro quien es el sucesor del fallecido gobernante venezolano Hugo Chávez.

La historia política de Fernández se remonta al retorno de la democracia a Argentina en 1986, donde tuvo varios cargos menores hasta que finalmente en 2003 llegó a ocupar un cargo de confianza de Néstor Kirchner, la jefatura de gabinete.

Fernández fue jefe de gabinete de Néstor Kirchner y por un año de Cristina Fernández. Durante su gestión entre 2003 y 2008, estuvo envuelto en polémicas de varios casos de corrupción, que no lo involucraron a él directamente, pero en los que salió en defensa de los acusados que formaban parte del gobierno.

En diciembre de 2007 ocurrió el caso del maletín de Guido Antonini Wilson que mostró el financiamiento irregular de la campaña electoral de Cristina Fernández de Kirchner desde Venezuela. Sin embargo, no fue este caso que hizo que Alberto Fernández abandonara su cargo. En 2008 fue el encargado del diálogo con la Mesa de Enlace con los campesinos que protestaban una medida impuesta por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. La medida que se llevó ante el Senado, no fue aceptada por lo que Fernández renunció.

Tras su renuncia, pasó a formar parte de la oposición y en varias ocasiones criticó al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Desde la oposición mantuvo duras críticas y en menos de seis meses, en diciembre de 2008, afirmó al diario La Nación de Argentina que era necesario corregir cosas para reencauzar el rumbo extraviado. Un año después dijo que Cristina Fernández de Kirchner presionaba a los jueces. En 2012 declaró a la prensa que la mandataria: “tiró por la borda todo lo que hizo Néstor”.

Fue así cuando empezó el exilio autoimpuesto de Fernández, que fundó una organización política, Partido Trabajo y Equidad; sin embargo, no duró mucho con esta empresa, se sumó al Frente Renovador y en 2015 le dio su respaldo a Sergio Massa, peronismo no justicialista, en su campaña presidencial en la búsqueda de una tercera opción entre el actual presidente Mauricio Macri, de Cambiemos, y Daniel Scioli, del Partido Justicialista.

El regreso

A pesar de la distancia que aseguró tener con la ex presidente, se mantuvo cercano al movimiento justicialista y en 2018 volvió al partido. No tardó mucho en llamar a la unidad y en convertirse en el vocero de Cristina Fernández en lo que dijo fue un reencuentro humano en el que se mantenían las diferencias y las críticas, pero ahora trataba con una mujer más reflexiva.

No tardó tampoco en nombrar a Cristina su compañera de fórmula con miras a las elecciones de octubre a las que se acercó el pasado 11 de agosto con un contundente triunfo en las primarias abiertas secretas y obligatorias en el que obtuvo 47% de los votos.

Es también cercano a Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente de Brasil y preso por denuncias de corrupción y lavado de dinero. Su visita fue el 4 de julio de este mismo año, probablemente tratando de acercarse a la izquierda y ser reconocido como un fiel seguidor del Foro ico porque la gente votó, pero en su ejercicio ha cometido abusos”.

de Sao Paulo. También visitó a otro “referente” de la izquierda latinoamericana, el uruguayo exguerrillero y expresidente Pepe Mujica.

Otro giro de Fernández fue el llamar al gobierno de Nicolás Maduro un gobierno autoritario, no dictadura. Agregó en especial estar preocupado por el informe de Bachelet.

Sobre Venezuela declaró: “Siempre he dicho que Venezuela un régimen autoritario que se hace muy difícil defenderlo. Es un gobierno que en su origen es democrát“Creo que hay que recomponer la institucionalidad en Venezuela y Maduro no la garantiza. Eso sí, la solución no es correr detrás de Donald Trump y llenar Venezuela de marines”, dijo a un programa de radio argentino, aunque deja atrás el origen írrito de la juramentación de Nicolás Maduro, la farsa del 20 de mayo, tampoco le suena la resolución de la Organización de Estados Americanos, es solo un papel para un gobierno que a su juicio es de origen democrático y con ciertos espacios para ello.

Sin embargo, al candidato poco le importan los lazos o nexos que su vicepresidente tuvo y tiene con el gobierno de Maduro, al que defiende. Tampoco parece tener problema en haber apoyado al régimen de Maduro y desdecirse antes de los comicios. Pero Fernández sí expresó su malestar por los sucesos del 30 de abril en que el presidente interino Juan Guaidó pidió a los soldados venezolanos sumarse a la Constitución y abandonar un gobierno que se juramentó de forma írrita, producto de un fraude electoral y ante un Tribunal Supremo de Justicia parcializado y no ante el Parlamento venezolano.

El 1 de abril, el senador del Partido Justicialista Miguel Ángel Pichetto manifestó en su cuenta en Twitter su “solidaridad con los venezolanos que luchan por la libertad y democracia en Venezuela. Saludo fraternal al presidente de la Asamblea Juan Guaidó y a Leopoldo López”.

A esto respondió Fernández: “Impactante. Así promueven una guerra civil. Así reclaman una intervención militar que solo puede aparejar miles de muertes. Todo por el odio que acumulan. Así actúan. Se enceguecen. No piensan. Y con todo ello, solo hacen daño. Recordar a quienes lo hacen es nuestro deber”.

Pero a pesar de lo dicho, en abril el candidato fue una vez más contra el actual mandatario argentino y dijo: “Yo tampoco soy Venezuela, nunca lo fui, hasta que a Macri se le ocurrió repetir esta cantinela”.

Y el FMI…
Hoy Fernández vuelve a la palestra. Una vez más Argentina está en su laberinto económico. A pesar de las medidas que ha emprendido Macri, no ha podido lograr el impulso esperado para su país ni la premisa del gobernante en 2015, cambiar y dejar atrás el modelo económico fracasado.
Fue en el panorama incierto de finales de 2001 y comienzos de 2002 -en los que Argentina tuvo 5 presidentes en 11 días- cuando los Kirchner ascendieron al poder. Transcurrido tan solo un año después de la inestabilidad política y económica los futuros mandatarios capitalizaron el descontento e iniciaron los 12 años de poder, que poco a poco fue aumentando, sin contraloría.
Los argentinos aspiraban a lograr un cambio y en 2015 llevaron a Macri también a la presidencia con la premisa de una respuesta a una crisis que se cernía y a la necesidad de depurar la economía.
Pero aún no se ha podido resolver toda la situación. Fernández está consciente y parece haber aprendido de los errores de su compañera de fórmula en el pasado, al contrario de la altanería y comentarios que retaban a la comunidad internacional, Fernández ha buscado la conciliación, al menos en las primeras de cambio.
“El gran problema que tiene la Argentina hoy es la economía y lo que los argentinos padecen es una caída de la calidad de vida, porque la economía los está maltratando”, declaró Fernández, quien no señala que muchas de esas medidas de calidad de vida, como las llama, han sido correctivos que parten de la austeridad desde el Fondo Monetario Internacional para sanear cuentas.
“Yo diría que hay una sola realidad incontrastable y es que Argentina en estas condiciones no está pudiendo pagar las obligaciones crediticias que asumió”, dijo sobre el acuerdo que el Gobierno negoció con el FMI por 56.000 millones de dólares para intentar estabilizar el mercado.
El candidato parte como favorito para la primera vuelta. Desde ya se anticipa un giro a un kirchnerismo light, lo máximo que se podría esperar es pragmatismo, pero sus señales son de cercanía a los líderes del Foro de Sao Paulo. Argentina no es Venezuela, es evidente, pero también sucumbe a los populismos y vuelve a sus andanzas.

Elestímulo.com

http://elestimulo.com/blog/alberto-fernandez-el-aspirante-ni-ni-a-la-presidencia-de-argentina/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.