Beltrán Vallejo / ¿Por qué no has dicho nada sobre la masacre de Guanare, Tareck?

0
95

¿POR QUÉ NO HAS DICHO NADA SOBRE LA MASACRE DE GUANARE, TARECK?

Por Beltrán Vallejo

***El pasado domingo, 3 de mayo, el país fue levantado con unas imágenes que nos retrotraen a la época de la invasión del Falke a principios del siglo XX y a los días del desembarco de Machurucuto en los años 60. El hecho, relatado retorcidamente por el régimen, y que refiere a una supuesta llegada de mercenarios por la “concurrida” playa de Macuto (por cierto, algo tipo novela que Associación Pres y New York Times han estado contando desde hace días sobre un gringo loco que andaba en eso de traer el invasionismo a Venezuela), ha logrado despertar de su sueño a Tarek William Saab, un bello durmiente que todavía no se ha enterado de la masacre de Guanare, una hecatombe carcelaria.

Yo no sé lo que pasó en Macuto, y quizás nunca lo sabrá el país en detalle, porque esta es una nación donde puede pasar cualquier cosa. Quizás lo sabrá Patricia Poleo, una periodista “acuciosa” que curiosamente vive enterada de todo tipo de conspiraciones que supuestamente se gestan desde el exterior, como así fue cuando se enteró de primera mano sobre el caso del dron aquel que asustó a Maduro en agosto del 2018, aquel maldito caso que le costó la vida al concejal Fernando Albán y el secuestro del diputado Requesens.

Lo que sí sabe la nación, por mucho que Globovisión no se haya enterado y por mucho que el régimen lo oculte o lo desinforme, es que en el Centro Penitenciario de los llanos fueron abatidos a plomo unos 46 presos y heridos más de 70, cifras que quizás están cortas porque el régimen no ha terminado de oficializar la mortandad.

El usurpador que dice ser fiscal, Tarek William Saab, apareció este lunes 4 de mayo como un Júpiter tronante, amenazando y acusando en relación a los sucesos de Macuto, pero ni siquiera el pitido de un ratón ha salido de él para hacer lo que tendría que hacer si fuera de verdad fiscal, y es abrir una investigación de por qué se usó fuego tan letal sobre una población carcelaria, carnicería realizada en una prisión de la “revolución” y bajo la autoridad de esa “Madre Teresa de Calcuta”, que mejor conocemos como Iris Valera.

Hasta el día en que escribo estas líneas, un lunes 4 de mayo, el patanerismo judicial de Tarek William sigue con su silencio sepulcral sobre esa masacre penitenciaria del pasado primero de los corrientes, donde colisionan las versiones sobre el origen de la violencia, ya que el régimen habla de un intento masivo de fuga, y los activistas pro derechos humanos y familiares de las víctimas denuncian que todo se derivó de una protesta por la falta de comida. ¿Pero qué dice el otrora defensor de los derechos humanos, el inefable poeta de la revolución, Tarek William Saab? La respuesta es el shakirismo de ciega, sorda y muda.

Y así como ha hecho silencio sobre eso, tampoco ha dicho esta boca es mía sobre las rutinarias masacres del Faes en los barrios y caseríos de nuestra nación, como también ha hecho silencio sobre las incontables denuncias que en estos momentos abundan sobre la corrupción de guardias nacionales con la distribución de la exigua gasolina en las secas gasolineras del país.

Sobre muchas cosas que tienen que ver con la justicia en beneficio del pueblo, Tarek William nunca habla, es la esfinge de Guiza. Dios quiera que esta cosa que sucedió en Macuto no vaya a terminar en otro lanzado desde un piso del Sebin.

BELTRÁN VALLEJO

Vallejobelis3@gmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.