Beltrán Vallejo / ¿Qué le pasa a esa señora?

0
153

¿QUÉ LE PASA A ESA SEÑORA?

Por Beltrán Vallejo

Acordémonos de esta frase: “¡alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina!”. Lamentablemente el espíritu de Simón no anda por ahí; lo que sí recorre la tierra de los libertadores es la xenofobia, el populismo, la irresponsabilidad y la irracionalidad en relación al tema de la migración venezolana.

Estas circunstancias patéticas son generadas por liderazgos e instituciones que realizan la politiquería discriminatoria más barata y peligrosa como amenaza sobre un enorme y sufrido colectivo de casi seis millones de venezolanos que salieron de su país, no porque lo deseaban, sino que a patadas los empujó el hambre, la falta de empleo, la falta de oportunidades, la inseguridad, la falta de medicamentos, la persecución política, y por supuesto la falta de esperanza.

En días pasado he realizado comentarios sobre amenazas y acciones xenofóbicas y populistas que tienen como objetivo los venezolanos radicados en Chile y en Perú; penosamente hoy me toca referirme a la actitud irresponsable y trumpista de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, una figura que por cierto ha sido tomada como referencia de las ideas progresistas en Colombia y como potenciar liderazgo con posibilidades de enfrentar a los reaccionarios, conservadores y “malotes” del clan Duque-Uribe; ¡qué ironía!

Pues esta señora por ahí salió aireada vinculando a los venezolanos con el aumento de la criminalidad en la capital colombiana, alegando lo siguiente: “»No es la primera vez desafortunadamente que tenemos actos muy violentos de inmigrantes venezolanos. Este no es un tema de hurto. Primero asesinan y luego roban. Necesitamos garantías para los colombianos». Y por si faltaba algo en su discurso tendencioso y malsano, también dijo esto: “Yo respeto profundamente las políticas del Gobierno nacional, pero los colombianos necesitamos garantías”. Esto último explica la motivación de sus palabras; su planteamiento está dirigido a ser la contraparte del “Estatuto de Protección Temporal a migrantes venezolanos”  anunciado por el presidente Iván Duque. Está claro: en su dialéctica confrontacional con aquel su contendor político, se barajó en la utilización de los venezolanos para demostrar que Colombia debe ser primero, a propósito de aquel “EEUU primero” del racista Trump, ése que usaba a placer la migración mexicana como espantapájaros para asustar a sus votantes supremacistas en EEUU, que no son pocos, por cierto. Ese mismo esquema gringo es copiado fielmente por esta señora, y que progresista.

Para que ustedes vean los vaivenes de la política, la actitud de esta señora era bien distinta con los venezolanos cuando estaba en plena campaña electoral por la alcaldía de Bogotá; en esos días decía cosas como ésta: » No hemos usado ni usaremos la tragedia humanitaria del desplazamiento para sembrar odios ni estigmatizar al migrante”; esto lo dijo en un tiwtter el 18 de octubre de aquel año.  Y el 23 de julio del 2020, en el momento más agudo de la pandemia, esa señora manifestó esto, que es conmovedor, sobre los venezolanos: “Muchos quieren devolverse, les hemos pedido que mejor se queden aquí (Bogotá). Atravesar Colombia en estos momentos es difícil y es riesgoso para su salud…”. La política es cambiante.

Si lo que se llama el Grupo de Lima quiere servir para algo, le ruego que definitivamente desarrollen una acción de Estado en países como Colombia, Perú, Chile, y metan a Brasil y a Ecuador en eso, para frenar esta ola de trumpismo que tiene como objeto “mexicanizar” a los venezolanos.

Si Claudia López, el peruano aquel y el otro de Chile quieren meterse con el tema Venezuela, pues ¡denle palo a la piñata de Maduro!

BELTRÁN VALLEJO

Vallejobelis3@gmail.com

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.