Carmelo Narváez / Letalidad educativa

1
82

                LETALIDAD EDUCATIVA

Por: Prof. Carmelo Narváez


–La realidad crítica que vivimos particularmente los educadores, en el marco del contexto social venezolano, producto del desinterés mostrado por el gobierno nacional por el sistema educativo, es grave, por la magnitud de la misma y el grado letal acumulativo que se está desarrollando en el seno de la familia, en tanto que; la exigua alimentación que se está recibiendo, permite que las enfermedades se apoderen de las ínfimas condiciones somáticas de los niños, niñas, jóvenes, adolescentes y con mayor recurrencia hacia los adultos múlti dimensionados.

No ha querido, no le ha dado la gana al presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Sr. Nicolás Maduro Moros y a su funcionario escolta, maestro Aristóbulo Istúriz, Ministro del Poder Popular para la Educación, reconocer y cancelar las deudas contraídas con los trabajadores de la enseñanza, retroactivas desde el año 2018. Ha preferido mantener las instituciones educativas, parcialmente cerradas, valiéndose de fotos montajes, anuncios gobelianos, para remarcar su capacidad de mentir, engañar, falsear; así como, se ha protegido de afectos “con hambre”, quienes se han dedicado a estresar, mortificar, fastidiar, atormentar a los docentes, cayendo estos en una psico crisis de asistir a las escuelas, liceos para las fotografías momentos, que suben inmediatamente al patrono, testificando la falsedad normal de las realizaciones educativas, que recorren el mundo como verdades gubernamentales.

Tampoco ha querido, nuestro presidente, asumir el artículo 91, constitucional, que resalta que los salarios deben y tienen que estar acordes con las exigencias sociales, académicas, tecnológicas, que les permita a los trabajadores, satisfacer necesidades básicas para sí y toda su familia, bien dijera Don Simón Rodríguez en su prolífera época: “El educador debe tener una renta que le permita vivir con dignidad y ahorrar para su vejez”. Letras negras, muertas, en papel blanco, lanzadas al cesto para el re uso, el abuso, la ablución deyectada; es decir, poca o ninguna importancia se le ha dado al precepto laboral que recoge la supra norma.

Esta realidad crítica puede modificarse con el concurso protestatario de calle, de los educadores fijos, contratados, pensionados, jubilados, activos. Unos, respaldando con su presencia en las concentraciones magisteriales, los que por discapacidades locomotoras no puedan asistir, sentarse frente a sus casas con un cartel que resalte nuestras penurias y a los dinámicos docentes de aulas, especialistas, POR FAVOR, no prestarse al juego por la mala calidad educativa, asignando tareas que son proclives al rechazo, por parte de representantes que no cuentan con alimentos mucho menos con herramientas mínimas para recibir o llenarles estadísticas al estado venezolano.

Para complemento de la gravedad de la crisis educativa, el presidente Nicolás Maduro, borró con Lorenzo Mendoza (su pelucón) y demás empresarios, el artículo 320 de la CRBV, el cual señala, el deber del estado de estabilizar los precios para la seguridad y bienestar de los ciudadanos. Dolarizó la economía, permite el dólar paralelo y por si fuera poco pulverizó el salario y ahorros de los maestros con su aciaga reconversión monetaria.

Desde esta tribuna, sin injerencia de protagonistas que desmeriten nuestras acciones sindicales, convocamos a todos los actores del hecho educativo a la MEGAPROTESTA del 21 de octubre 2020.

1 Comentario

  1. Amigo carmelo, pareciera que todo esto puede cambiar para bien, solamente con la salda pacifica del presidente y sus colaboradores. Porque ellos hacen que todos los dias el pueblo les recuerden a sus madres.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.