Lo que en Venezuela se conoce como “irreversible”, en Argentina lo identifican como “irremontable”. Con un 94,8% de los votos escrutados, el pueblo de San Martín y José Gervasio Artigas, eligió este domingo un nuevo presidente

Texto: Otilio Rodríguez

Las elecciones presidenciales en Argentina este domingo no generaron sorpresas superiores a las expectativas que desde la primera vuelta adelantaban la posibilidad de que el Peronismo volviera al poder en la figura de Alberto Fernández. Con un 94.8% de los votos, el pueblo de Argentina decidió por un cambio en retroceso a las políticas progresistas que en algún momento lideró Néstor Kirchner y su esposa Cristina Fernández, quien regresa al poder como vicepresidenta de la república.

Al igual que Kirchner, fallecido coincidencialmente hace 9 años a consecuencia de un ataque cardiaco, Alberto Fernández parafraseo parte de un discurso histórico que pronunció Kirchner una vez asumida la presidencia “Vengo a reconstruir nuestra propia identidad como pueblo y como nación. Vengo a proponerles un sueño, el de volver a tener una Argentina con todos y para todos”.

Más de 32 millones de argentinos acudieron masivamente a las urnas electorales para elegir nuevas autoridades y un nuevo destino que podría ser similar al vivido durante la era de los Kirchner. A las 9:45pm el tribunal electoral adelantó a Alberto Fernández con un 48% de los votos sobre el actual presidente Mauricio Macri, quien totalizó el 40.48% del escrutinio general. Tras estos resultados irremontables, el presidente Macri reconoció la diferencia y seguidamente invitó a su rival ganador a desayunar este lunes en la Casa Rosada para avanzar en la transición.

Pese a perder las primarias por más de 16 puntos frente a Fernández, Macri en las últimas semanas había repuntado en los sondeos de opinión que finalmente se tradujeron en una diferencia a favor del candidato peronista de apenas siete puntos.

Adicionalmente a la elección de presidente y vicepresidente, los argentinos eligieron este domingo 130 diputados, senadores nacionales en otras siete provincias, gobernadores y otros cargos públicos.

Deja un comentario