Cristóbal Guerra / Aquellos partidos, cuánta nostalgia

0
2138

Parece que fueran años, un montón de ellos, pero no, fueron partidos jugados hace solo unas semanas. Quizá será que el deseo puede más que la añoranza, porque las ganas de volver a palpar a Lionel Messi, a Cristiano Ronaldo, a Kylian Mbappé, a Gabriel Barbosa “Gabigol” revoloteando en las canchas rompe las barreras de la nostalgia y despierta de nuevo aquel deseo de que todo aquello vuelva, de que el fragor de los partidos y su encendidas disputas con el ardor del fuego rápido esté otra vez en los campos del mundo. ¿Cuándo llegará ese momento feliz de volverlos a mirar disputando balones? ¿Cuándo volverá el día de discutir si el VAR ha sido para bien o para enredar aún más el fútbol nuestro de cada día? El fútbol no deja de ser un sentido figurado de la vida misma, como diría el querido Manuel Plascencia, y por eso, si el fútbol retorna ha sido porque han vuelto a explotar las flores de la vida en el planeta entero…

El fútbol puede más que el visitante inesperado llegado de contrabando desde la remota China. Cesaron los partidos, no hay ligas ni Copa América ni Eurocopa, mucho menos clasificaciones al Mundial de Catar, pero no por eso deja de dar noticias y dibujar sonrisas que se enfrentan a la ansiedad y la impotencia de la gente. Aunque no hay movimientos en los terrenos de juego, hay mucha curiosidad por saber lo que hacen los jugadores en el encerramiento de los tiempos actuales. ¿En qué se distraen esos tipos, cuáles serán sus aficiones en el día a día? No se les puede criticar si en lugar de ser lectores apasionados, como Javier Mascherano, por ejemplo, las aficiones de la mayoría están puestas en los videojuegos: no hay que olvidar que, a un costado de su fama y su dinero, solo son jóvenes como cualquiera de nuestros hijos. Nos vemos por ahí.

Liderendeportes.com

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.