Cristóbal Guerra / El último tren

0
105

                     EL ULTIMO TREN

Por Cristóbal Guerra


Mientras en Europa y Suramérica las ligas se desperezan y pasan llave a sus encendidos, los jugadores comienzan a mirar hacia el lejano horizonte donde ya se asoma, aunque todavía con cierta timidez, el Mundial de Catar 2022.

Y no son todos los actores del gran espectáculo. Son especialmente aquellos a quienes preocupa la edad y la trascendencia, porque tienen la certeza de que el 2022 será su última oportunidad, el tiempo cuando pasará frente a ellos el último tren mundialista.

Pasadas las estaciones, sin primavera, verano ni invierno, a Cristiano Ronaldo, Lionel Messi y Neymar les llega el otoño con su tristeza y sus cabellos tan grises, y anunciando que todo está por terminar, que sus carreras han entrado a la calle sin nombre de su gran adiós.

Los hemos mencionado  a ellos por haberse consagrado como los futbolistas que han marcado la época. En el fútbol hay un precepto no escrito pero sí considerado en el alma popular, según el cual los jugadores que no hayan ganado el Mundial arrastrarán una mancha que los aparta de las máximas consideraciones.

No obstante, este concepto puede ser relativo, porque en contraposición, otros futbolistas sin demasiado renombre al llegado al cenit mundialista sin haber sido, ni antes ni después, colosos del fútbol universal.

Cristiano, a los 37 años de edad que va a tener para Catar, ya ha pasado por cuatro intentos sin que su presencia haya dado una pátina especial a Portugal. Figura en los equipos, primer actor donde quiera que va, Oporto, Manchester United, Real Madrid, Juventus, no ha podido trascender.

Messi va a tener 35 para entonces, y su llegada a Doha será también su quinto Mundial para igualar a los mexicanos Antonio Carbajal y Rafael Márquez, al alemán Lothar Matthaus y al italiano Gianluigi Buffon como los de más presencias.

En Brasil 2014 llegó a la final perdida ante los alemanes, pero nada más para reseñar en quien con el Barcelona lo ha conseguido todo, pero no así con su modesto aporte al seleccionado argentino. Visto así, los defensores de Diego Maradona sacan los dientes.

Neymar, que tendrá 30, va a su tercer intento y a ver si al fin puede jugar todos los partidos de Brasil sin las lesiones que lo han perseguido en 2014 y 2018 y entregarle a su apasionado país el título que él necesita, para que la historia lo tome verdaderamente en serio.

Vencer en la remota Asia sería su desquite a tanto inconveniente, a tanta diatriba y falta de seriedad dibujada a su alrededor.

Los desheredados

Pertenecer a esta estirpe no es deshonroso, pero sí es llevar por la vida aquello en lo que creyeron pero que no pudo ser. Son muchos los gigantes de las canchas que no pudieron izar esta bandera, ondeada con orgullo por aquellos que consiguieron el título del mundo.

La generación de Zico, Falcao, Junior, Toninho Cerezo y Sócrates son miembros de esta cofradía marcada por el fracaso mundialista, y de vez en cuando en Brasil se lo recuerdan de mala gana a su paso por las calles de Río de Janeiro y Sao Paulo; en París, igual dejadez ha sentido Michel Platini con todos sus intentos.

En el otro lado del contrafuego insurge el francés Kylian Mbappé, precoz conquistador del planeta a sus 19 años de edad en Rusia 2018, y con la toda la vida esperando por él.

 

Liderendeportes.com

tp://www.liderendeportes.com/noticias/football/el-ultimo-tren/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.