Semanalmente salen de manera ilegal embarcaciones desde Venezuela a las islas del Caribe cargada de migrantes que buscan calidad de vida, sin embargo muchas de ellas están vinculadas por mafias de trata de personas.

Voz de América  realizó un reportaje sobre los venezolanos desaparecidos en alta mar y la falta de respuestas de las autoridades.

Francia Blanco es tía de Winder Blanco, un joven desaparecido el 16 de mayo de este año, cuando intentaba llegar desde Güiria, estado Sucre, en el oriente del país, hasta Trinidad y Tobago. Allí quería conseguir trabajo y poder mantener a sus tres hijos.

Por hacer el viaje pagó 300 dólares al capitán del bote Ana María, Alberto Abreu, quien prometió un acceso legal a la isla. “El sacrificio que hizo la familia para que él se fuera para que mi sobrino ahora no aparezca. Y nadie nos dé razón”, lamentó Blanco en declaraciones la Voz de América.

Abreu fue rescatado después a 30 millas de las aguas de Trinidad y Tobago. Según él, el barco naufragó y los pasajeros se negaron a abandonar el bote con la esperanza de ser rescatados. Hasta el momento no se ha tenido más noticias de su paradero.

“No sabemos dónde está mi sobrino y ya tenemos seis meses en esta desesperación de no saber nada de él. Es algo que se nos escapa a nosotros de las manos”, indicó Blanco.

En el mismo barco viajaba el hermano de Joselyn López, Giovanny. Joselyn teme que el capitán del bote esté ligado a grupos criminales.

Además de esta nave, en 2019 se han reportado dos naufragios de barcos con ciudadanos que salen de Venezuela a Trinidad y Tobago o Curazao, dejando un saldo de al menos 80 personas muertas o desaparecidas, según un informe de OMS.

“Estas mafias ofrecen villas y castillos y las muchachas se van a Trinidad y Tobago con la promesa de trabajos dignos y luego se dan cuenta que están secuestradas por la mafia de la trata de personas “, afirmó a la VOA Robert Alcalá, diputado Asamblea Nacional que ha seguido el tema.

Mafias de trata de personas siguen operando entre Venezuela y Trinidad y Tobago

Deja un comentario