El legislador anzoatiguense denunció que el actual presidente de Pdvsa, general Manuel Quevedo, está involucrado en una red de corrupción, lavado de dinero y tráfico de productos ferrosos junto a los hermanos Velásquez Rosas, el ex beisbolista Carlos Silva y el ex gobernador Francisco Rangel Gómez, entre otras figuras prominentes del oficialismo

A juicio del diputado a la Asamblea Nacional (AN) por Anzoátegui, Chaim Bucarán, el Estado Venezolano ha perdido a lo largo de los últimos años miles de millones de dólares debido a la existencia de una poderosa mafia que trafica con productos derivados del hierro desde la Siderúrgica del Orinoco y cuyos integrantes, entre ellos numerosos funcionarios de alto rango vinculados con el gobierno dictatorial de Nicolás Maduro, serán llevados ante las autoridades a la brevedad posible para que rindan cuentas por el daño patrimonial en contra del pueblo.

A su llegada a la plenaria de la Comisión de Contraloría del Parlamento, Chaim manifestó que existen pruebas muy concluyentes sobre la extensa vinculación de los hermanos Carlos, Luis Aníbal y Luis Salvador Velásquez Rosas con altos personeros gubernamentales, a quienes les servían como operadores financieros que facilitaban el comercio ilícito de una gran cantidad de productos ferrosos para posteriormente lavar el dinero proveniente de esas negociaciones a través de Pdvsa y varias empresas ligadas al mundo del deporte o el espectáculo.

“Estas personas usaban sus nexos con los gerentes de Sidor, el ex gobernador de Bolívar Francisco Rangel Gómez y el actual presidente de la estatal petrolera, General Manuel Quevedo a fin de obtener el material a precios preferenciales para luego revenderlo a 600veces su costo de producción subsidiado, perjudicando con ello a miles de familias con recursos limitados además de a cientos de constructoras las cuales debían comprar cabillas, briquetas, cerchas y otros implementos a costos internacionales”.

Chaim refirió que los hermanos Velásquez Rosas con aval de Quevedo y otros caudillos revolucionarios colocaban el producto siderúrgico en Panamá, Colombia y Brasil amansando así enormes fortunas de forma ilegal, siendo necesario aperturar cuanto antes una investigación por los delitos de concertación de funcionario público con contratista, peculado doloso propio, malversación específica por evasión de procedimiento licitatorio, tráfico de material ferroso y asociación para delinquir, todos ellos sancionados en las leyes Contra la Corrupción, Contra la Delincuencia Organizada y la de Salvaguarda del Patrimonio Público, esta última aún en discusión.

“A través del Grupo Roraima ola Find Investiment Group Corp entre otras compañías de maletín registradas en Ciudad de Panamá, Caracas y Ciudad Bolívar, estos hermanos pudieron manejar a su antojo miles de toneladas en material siderúrgico que bien pudieron ser usadas para la reconstrucción económica e industrial de nuestra nación, siendo este un crimen en el que también están involucradas otras figuras del ámbito nacional como el ex beisbolista Carlos Silva o el ex presidente de ferrominera Orinoco, Raddwan Sabbagh”.

Chaim manifestó que pese a los escándalos que rodean a este grupo familiar, todos han ocupado cargos gerenciales en Sidor, Ferresidor, Briqven o Cemex cometiendo numerosos ilícitos administrativos en prejuicio del pueblo sin que hasta ahora se hayan tomado las medidas legales pertinentes.

“Ya estamos trabajando en la conformación de una Sub Comisión que se encargará de profundizar en las respectivas investigaciones sobre ese grave casoen aras de presentar ante los organismos competentes tanto nacionales como extranjeros las medidas para garantizarel que estas personas paguen ante la justicia, devolviendo al erario público el dinero de nuestra patria. Al mismo tiempo seguimos apoyando al Plan País promovido por el presidente encargado Juan Guaidó”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.