Don Marco Antonio Saluzzo y Castilla, un cumanés de pluma, verbo y acción encendidos

0
170

Don Marco Antonio Saluzzo y Castilla, un cumanés de pluma, verbo y acción encendidos


Este prominente venezolano falleció en Caracas, el 20 de diciembre de 1912.


Por Jesús Brito / britojes@hotmail.com

Cumaná, La Primogénita del Continente, ha sido cuna – y quiera Dios que lo siga siendo por siempre – de hombres de gran valía en las ciencias, la educación,  las letras, los deportes, lo político y militar. Allí nacieron, en distintas épocas, personajes de la talla del Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, el poeta Andrés Eloy Blanco o nuestra primera medalla de oro olímpica, Francisco “Morochito” Rodríguez, por nombrar algunos. Pero hay también otros grandes hombres, de obra  menos difundida, cuyas vidas e incluso, descendencia, vale la pena mencionar. Tal es el caso de don Marco Antonio Saluzzo y Castiila, nacido en Cumaná el 7 de octubre de 1834, quien destacó como escritor, político y militar.

Nuestro personaje era hijo de Agustín Saluzzo, un inmigrante siciliano que llegó a las costas de nuestro país en 1826 y pocos años después ya se estaba nacionalizando venezolano. Por cierto, fue asesinado en un oscuro incidente relacionado con contrabando y contrabandistas en 1941 en Juangriego, isla de Margarita,  adónde se había trasladado a ocupar el cargo de Administrador de Aduanas. Su madre fue doña María Josefa Castilla Cabrera.

El joven Marco Antonio, su madre y sus hermanos se trasladan a Angostura y posteriormente se residencian en Barcelona y comienza una etapa como comerciante al tiempo que se afilia al Partido Liberal, se dice que debido a su admiración por el conocido abogado, periodista y político liberal Etanislao Rendón, nativo de Cariaco.

Su carrera política le lleva a ser diputado por el estado Barcelona en la Asamblea Constituyente de 1863, curul que vuelva a conseguir en los Congresos de 1865 y 1866, asumiendo su presidencia en el último periodo. Secretario General, Tesorero, Consejero de Administración y Procurador del estado, son cargos que ocupa en Barcelona en el período comprendido entre 1866 a 1870.

Fue ministro de Relaciones Exteriores durante el gobierno del presidente Francisco Linares Alcántara (noviembre 1877-marzo 1878), cargo al cual renuncia al estar en completo desacuerdo  a que se sometiera a arbitraje el reclamo por daños y perjuicios ocurridos durante el transcurso de la Revolución Azul en perjuicio de la Compañía Venezolana de Transportación por Vapor de Nueva York.

Después de la muerte de Linares Alcántara, ocurrida a finales de noviembre de 1878, deja de lado su vida política, aunque luego de un tiempo es llamado por el presidente Juan Pablo Rojas Paúl para que vuelva desempeñar el cargo de Ministro de Relaciones Exteriores en 1890 y 1891. Saluzzo se muestra muy crítico con la forma de manejar Antonio Guzmán Blanco las negociaciones para establecer los límites con la Guayana Inglesa e igualmente se desenvuelve activamente en las gestiones conjuntas con el gobierno de Colombia en aras de lograr la firma de un tratado sobre el tema de extradición.

Es diputado por el Congreso de 1890-1892, en representación del Distrito Federal, aunque en realidad solamente hace presencia en las sesiones del ente legislativo el año 1891 y luego es enviado como ministro plenipotenciario de Venezuela a España.

Don Marco Antonio Saluzzo y Castilla es miembro fundador de la Academia de la Lengua y también de la Academia de la Historia. Este inquieto y polifacético cumanés también fue colaborador de El Cojo Ilustrado, revista cultural de extraordinaria calidad artística y literaria, que se mantuvo en circulación en Caracas desde enero de 1892  hasta el año 1915.  Tuvo, pues, Saluzzo el honor de publicar su aporte junto al de hombres de la talla de Urbaneja Achepohl, Gonzalo Picón Febres, Pedro Emilio Coll, José Gil Fortoul, José Enrique Rodó, José María Vargas Vila, Ismael Arciniegas, Amado Nervo, Rubén Darío, entre otros.

Este prominente venezolano falleció en Caracas, el 20 de diciembre de 1912.

No menos interesante y trascendente es también el quehacer de destacados descendientes de don Marco Antonio Saluzzo, acerca de quienes nos referiremos en próxima ocasión, pues vale la pena destacar el aporte que a nuestra nación han hecho desde las diversas trincheras en que los avatares de la vida los han colocado.

 

Carúpano, 20 de diciembre de 2020

britojes@hotmail.com

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.