El coronavirus pone la industria agroalimentaria francesa bajo tensión

0
109

–Problemas de transporte, mano de obra, suministro… La pandemia de COVID-19 está perturbando la industria agroalimentaria. Algunos productos son ahora imposibles de encontrar, otros han subido de precio. Todos los actores del sector intentan adaptarse en Francia y en el extranjero.

Francia es el principal productor agrícola de Europa. La industria agroalimentaria es su industria líder, con 430.000 personas empleadas en 18.000 empresas.

Sin embargo, desde el 17 de marzo y el comienzo del confinamiento por la COVID-19, la harina, el aceite, los huevos, la pasta, el azúcar y otros alimentos básicos a veces se agotan en las tiendas. Esto se debe en realidad a un cambio repentino en el comportamiento alimenticio. Los restaurantes y comedores están cerrados, los consumidores compran para comer y abastecerse por miedo a que se les acabe.

«No es necesariamente el producto el que se ve impactado, sino todos los demás elementos de la cadena de suministro, desde la producción hasta el consumidor final. Puede ser el empaquetado, el transporte, el embalaje, la llegada a los diferentes centros de distribución, porque algunos centros están cerrados. Así pues, es el aspecto logístico el que plantea un problema, más que la producción agrícola», explica Anne-Sophie Alsif, economista de la Oficina de Información y Previsiones Económicas. Sin embargo, añade, hay «una pérdida significativa de la demanda para todo lo que se exporta».

Verduras y leche

No todos los sectores agrícolas de Francia encuentran las mismas dificultades. El mercado de las verduras, como los espárragos que requieren mano de obra, sí está afectado. «La mano de obra es más difícil de encontrar y muchos productores se quejan de esta situación y sobre todo de la falta de consumo, porque es un producto estacional bien valorado en la restauración, pero los restaurantes están cerrados», dice Gautier Le Molgat, subdirector general de Agritel, una empresa de consultoría especializada en el sector.

«Otro sector va a sufrir mucho, es el sector lechero», continúa Gautier Le Molgat. Y esto en un momento en que las vacas vuelven a pastar y producen mucha leche. «El precio de la mantequilla, la leche en polvo y la crema se está derrumbando porque hay un problema de demanda «, agrega.

Stéphane Minjeau, productor de leche en la región del Gran Este, lamenta que «todas las lecherías nos han pedido que reduzcamos nuestra producción de leche en un 10% en abril y mayo, bajo pena de sanciones. El queso, en particular, ya no se vende. Además, sus empleados han pedido un derecho de retirada. Ya no tienen una fuerza de trabajo y todos los productos de exportación están actualmente cerrados. Así que están tratando de reducir la producción, pero no es fácil: una vaca es un ser vivo, no es un grifo que se abre y se cierra, por lo que las que pueden ir al matadero van más rápido de lo esperado. Otra consecuencia es que esto atascará el mercado de la carne y los criadores de carne serán los que sufran. No sabemos cuánto tiempo durará esta situación. Estamos en un limbo total».

Un mercado de trigo en buena salud

Siga toda la actualidad internacional descargando la aplicación RFI

En cuanto a los cereales, principalmente el trigo, Francia, primer productor europeo, no tiene nada de qué preocuparse. Las cosechas son buenas, y puede seguir exportando a Argelia, Marruecos y Egipto, sus principales mercados.

Sin embargo, hay tensiones porque algunos países están actuando con cautela, debido a la crisis del coronavirus y al temor a peligros climáticos. «De la misma manera que los hogares se apresuraron a ir a los supermercados para conseguir pasta y harina, algunos Estados importadores aumentaron sus reservas mientras otros restringían sus exportaciones», explica Philippe Chalmin, economista y especialista en cuestiones agrícolas.

«Esto sólo afectó a dos productos: el trigo y el arroz. En cuanto al arroz, India y Vietnam limitaron sus exportaciones porque, con el confinamiento, la logística se complicaba. En el caso del trigo, fueron Ucrania, Rusia y Kazajstán. En realidad, estos temores son infundados, ya que tenemos cosechas excelentes, incluso récord, en todo el mundo», concluye Philippe Chalmin.

Con información de Ariane Gaffuri, RFI

 

RFI

http://www.rfi.fr/es/francia/20200416-el-coronavirus-pone-la-industria-agroalimentaria-francesa-bajo-tensi%C3%B3n

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.