El Manifiesto de Carúpano y su enseñanza a los funcionarios de hoy

0
343

De Carúpano a Kingston y de Carabobo a Ayacucho, el Libertador pudo salir airoso de los escollos de la guerra, preservando su honor intacto hasta su partida en Santa Marta Colombia. ¿Cuántos funcionarios que actualmente ostentan algún cargo público conservan intacto su honorabilidad?

Texto: Otilio Rodríguez

Foto: Pedro Bethermyt

Derrotado y cabizbajo, pero con la moral surcando los cielos, llega Simón Bolívar a Carúpano el 7 septiembre de 1814 (hace 205 años). Luego de la caída de la segunda República, el Libertador y Padre de la Patria, fija su mirada visionaria en el Mar Caribe, y en medio de las dificultades redacta el Manifiesto que sería para la posteridad, la fuente de inspiración de la Carta de Jamaica.

Su primer párrafo invita a todos los gobernantes de hoy a reflexionar y asumir con hidalguía sus responsabilidades como funcionarios públicos.  “Infeliz el magistrado que autor de las calamidades o de los crímenes de la Patria se ve forzado a defenderse ante el tribunal del pueblo de las acusaciones que sus conciudadanos dirigen contra su conducta; pero es dichosísimo aquel que corriendo entre los escollos de la guerra, de la política y de las desgracias públicas, preserva su honor intacto y se presenta inocente a exigir de sus propios compañeros de infortunio una recta decisión sobre su inculpabilidad”.

¿Cuántos políticos de hoy preservan su honor intacto? 

Seguramente, no muchos pueden presentarse inocentes ante el tribunal del pueblo. “Dios Conceda La Victoria a la Constancia”, dijo Simón Bolívar a escasos metros de la avenida Perimetral. Recreando un poco este fascinante pasaje de la historia local, imagínense a un Bolívar pernotando en el litoral carupanero con unas hojas de papel y una pluma cargada de tinta negra, yacido en un descanso frente al Muelle, reflexionando las razones de la pedida de la República, al tiempo que reconfigura las estrategias a desarrollar a favor de la reconquista republicana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.