Luego de más de 13 años en el poder, el presidente Evo Morales renunció a la presidencia de Bolivia​ cercado por una profunda crisis política y social en ese país y denunciando un Golpe de Estado.

Lo comunicó luego de que las Fuerzas Armadas y la Policía le reclamaran públicamente su renuncia. Horas antes, Morales había convocado a nuevas elecciones tras la auditoría de la OEA. Tras conocerse la noticia, el Gobierno de Mauricio Macri negó haberle ofrecido asilo político al ahora ex presidente boliviano.

«Renuncio a mi cargo de presidente para que (Carlos) Mesa y (Luis Fernando) Camacho no sigan persiguiendo a dirigentes sociales», dijo Morales a través de la televisión, aludiendo a los líderes opositores que convocaron protestas en su contra, desatadas el día siguiente de los comicios del 20 de octubre. / En desarrollo…

Deja un comentario