MÉRIDA.– Los trabajadores de la salud, ganaderos y gran parte de la sociedad civil del estado Mérida denunciaron la situación que atraviesa la entidad por las persistentes fallas en el suministro de combustible.

«En las bombas de gasolina se nos van de entre 3 a 4 días para poder llenar el tanque, así como también se han llegado a exigir pagos en moneda extranjera, sin tener en cuenta la salud de los pacientes que debemos atender «, explicó Pedro Fernández, doctor y representante de Médicos Unidos por Venezuela.

Ante la problemática, algunos profesionales han decidido dejar sus vehículos en casa  y caminar o esperar durante horas el servicio de transporte, sin embargo, este no es el único sector que se ve afectado.

“Es complicado salir de Mérida hacia otras latitudes, en especial al centro del país y estos es grave porque son los productos que salen a abastecer los mercados de Caracas, Lara, Carabobo y Miranda”, expresó Rafael Araque, tesorero de la Federación Nacional de Ganaderos.

Aunado a ello, merideños aseguran que la complejidad para adquirir el combustible se ha traducido en más inseguridad e interferencias en el sistema educativo.

 Paola Hernández / Unión Radio

Deja un comentario