Griselda Reyes / ¡¡Lección Vinotinto!!

0
35

¡¡LECCION VINOTINTO!!

  • Por Griselda Reyes

El conformismo en el país cada vez parece tener menos cabida. Más allá de la jauría tuitera, hay un país que apuesta al voto como mecanismo real para frenar al desgobierno que está atornillado en Miraflores. La gente quiere elegir, no sólo votar para luego caer en más de lo mismo.

Partamos del hecho de que la sociedad está saturada de mensajes y promesas que no llegan, que no calan, que no se cumplen. Los políticos tradicionales no terminan de entender que somos ciudadanos, no simples consumidores de mensajes políticos. Y encasillados en ese marketing, no han logrado conectar, construir, restablecer la confianza, ni captar el interés de la ciudadanía.

A propósito de la Copa América y el lamentable contagio de Covid-19, por parte importante de nuestra selección nacional, la directiva de la Vintotinto se vio obligada a dar paso a quienes hasta ahora eran banca. ¿El resultado? Jóvenes apasionados que dan el todo en la cancha por mantener vivo y en alto al fútbol venezolano. Para ellos, un mal se convirtió en una bendita y afortunada oportunidad para decir “presente”.

No, no es una analogía descabellada. Por lo que conversamos a diario con distintos sectores de la sociedad civil, con la gente de a pie con la que muchos políticos hace rato no tienen contacto directo, todo apunta a que buscan nuevas opciones que lo den todo en la cancha de la cosa pública, así como la Vinotinto hoy se suda la camiseta.

Más allá de las estructuras partidistas tradicionales, son miles y miles los venezolanos que han perdido la confianza en el denominado G4. Las más importantes encuestas del país reflejan una estrepitosa caída de sus números y reseñan un importante abultamiento de quienes se identifican como independientes.

Así como José Peseiro, el técnico de la Vinotinto, tuvo que darle el voto de confianza a su plantilla de refuerzo obligado por una causa mayor, no me cabe duda de que quienes se arrogan el liderazgo opositor en Venezuela desde hace algún tiempo, deben entender que ellos padecen síntomas de una enfermedad tan cruel como peligrosa, la arrogancia, y en consecuencia, es momento de que den paso a quienes no nos identificamos como el rojo o el azul, nos permitan terciarnos la franela Vinotinto y nos dejen salir a la cancha.

Y no, no hablamos desde la victimización, solo exigimos el respeto a nuestros derechos políticos. Lo más patético es que quienes hablan de transparencia y de garantías electorales siguen usando las tarjetas partidistas como el más pobre de los chantajes.

En el interior del país, en esa Venezuela profunda con la cual mantenemos contacto permanente, hay miles de líderes locales y regionales, hombres y mujeres con las credenciales suficientes para llegar y regir las principales gobernaciones y alcaldías del país, para legislar desde los consejos legislativos y los concejos municipales.

Pero esos líderes están claros que, si desde el partido de gobierno o los partidos del G4 les levantan la mano, se desvanecen como opción ganadora.

Por ello, ante esta realidad, insistimos al órgano rector que nos permita participar a quienes aglutinamos a los independientes de este país; a quienes están asqueados de la corrupción y el control social del Gobierno; a quienes tampoco confían en quienes dicen ser lo más representativo de la oposición venezolana.

Así como estos jóvenes, desconocidos para muchos, que no conforman la plantilla principal de la Vinotinto están enarbolando hoy en alto el tricolor nacional, existe una generación entera de líderes sociales, políticos, gremiales, empresariales, sindicales, estudiantiles y profesionales que, a diario luchan desde sus trincheras en pro de la democracia y el país.

No nos subestimen. Porque muchos de esos líderes tienen la enorme capacidad de comunicar en un mundo cada más saturado de otras comunicaciones. Tal vez, esos jugadores que estamos en el banquillo esperando, demos un zarpazo que permita conservar y recuperar los espacios que tanto necesitamos.

Es verdad que estamos exigiendo condiciones electorales para participar en las elecciones del 21 de noviembre, y somos conscientes, realistas, de que no las obtendremos en su totalidad. Pero que no les quede duda, daremos la pelea hasta conquistar todas aquellas que nos permitan competir en buena lid. Somos muchos los que vamos salir de la banca para participar, jugar y dejar en alto nuestro gentilicio.

@griseldareyesq
www.griseldareyes.com
griseldareyes@gmail.com

Siguenos en TelegramInstagramFac

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.