El 30 de julio de 1929 muere de una enfermedad incurable el poeta Cruz Salmerón Acosta. Nació en Manicuare, estado Sucre,  el 3 de enero de 1892. En 1923, cuando Cruz María tiene 21 años, otro poeta cumanés, Andrés Eloy Blanco, regresa triunfal a Venezuela con su “Canto a España”, entrando al Golfo de Cariaco en un buque que lo trae desde Madrid. Cruz Salmerón, desde su aislada ribera, le declama en voz alta su poema “Bienvenida” y se lo envía con un pescador de la localidad. Desde mi sombrío y eterno retiro,/ Esta tarde, el buque donde viajas, miro, Y sufro mirándote ante mí pasar,/ Pues quiero y no logro dar unas palmadas/Con mis dolorosas manos mutiladas/Que ya ni la pluma pueden empuñar.”

Azul”, es otro de sus celebrados poemas:

Azul de aquella cumbre tan lejana/hacia la cual mi pensamiento vuela/ bajo la paz azul de la mañana,/ ¡color que tantas cosas me revela!

Un torturado poeta víctima del mal de Hansen (la lepra), dolencia que lo consumió desde su plena juventud hasta los 38 años de edad, cuando murió.

LA FRASE DE HOY

La necedad es la madre de todos los males.–Cicerón (106 AC-43 AC) Escritor, orador y político romano.

 

 

 

Deja un comentario