El 5 de diciembre de 1814, en tierras del estado Anzoátegui, se lleva a cabo la histórica Batalla de Urica, en la cual las tropas realistas comandadas por José Tomás Boves y Francisco Tomas Morales, derrotaron al ejército patriota dirigido por los próceres José Francisco Bermúdez, José Tadeo Monagas y Pedro Zaraza entre otros. Este triunfo realista significó para los patriotas el fin de la llamada segunda república, es decir, el segundo gran intento emprendido entre 1813 y 1814 por parte de Bolívar y Mariño por lograr la independencia de Venezuela cuya lucha se reinició masivamente en 1816. En esta batalla, a consecuencia de una herida perpetrada por un lancero patriota, muere el afamado caudillo realista José Tomás Boves. Fue un progresista pulpero y ganadero en los llanos guariqueños, y como jefe del ejército realista entre 1813 y 1814 emprendió campaña militar en la región oriental en la cual efectúo numerosas matanzas que lo convirtieron en uno de los hombres más sanguinarios e interesantes de la historia de Venezuela, al punto de que Simón Bolívar, al enterarse de la muerte de Boves, dijo: “era la cólera de los cielos que fulminaba rayos contra la patria”. Allí también muere el Teniente Coronel patriota caraqueño Blas Paz del Castillo y Díaz-Padrón,  oficial del ejército patriota desde 1810. Igualmente, luchando en la Batalla de Urica,  donde se perdieron mucho de sus escritos, muere el jurista, político, periodista y uno de los principales ideólogos de la independencia venezolana, el valenciano Miguel José Sanz, quien fue alto funcionario del parlamento durante la primera república entre 1810 y 1812, participó en la Emigración a Oriente en 1814.

LA FRASE DE HOY:  -“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”.–Emily Dickinson

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.