Jesús «Chuchuíto» Jiménez, de agricultor a educador, músico y patrimonio cultural de Carúpano

0
873

Carúpano, 5 de septiembre- Por: Jesús Brito — ***Uno de los personajes más queridos de Carúpano es, sin lugar a dudas, Jesús “Chuchuíto” Jiménez, músico, compositor, educador, pintor, caricaturista y por sobre todo, buena persona. Por esas y muchas otras cualidades es por lo que tanto se le aprecia y le hace merecedor a estar presente en esta oportunidad en nuestra sección de «Personajes».

Agricultor, educador y músico

Jesús María Jiménez Salazar (Chuchuíto) nació en Carúpano, el 1 de febrero de 1955 en el hogar conformado por Jesús María Jiménez (tipógrafo, fundador de la Tipografía Colón, y Ofelia Salazar de Jiménez (educadora) Es el mayor de cinco hermanos (Jesús María, José Angel, Carlos Julio, Mary Margarita y Ofelia Elena) Del matrimonio tiene a sus hijos Pedro Jesús, Carlos José, Jesus Alexander y Gabriel Eduardo y con otra señora tiene a Tamaira y Jesús Manuel.

-”A los seis años nos mudamos a El Muco, donde mi madre era maestra, cuando eso no era ni remotamente parecido a lo que es hoy. Cuando tenía 16 años regresamos a Carúpano. Puedo decir con orgullo que mi niñez y parte de la adolescencia fue una vida de campesino, dedicado a la agricultura, al trabajo duro en el conuco. De esa época recuerdo con nostalgia las carreras de burros y caballos, las parrandas de aguinaldos, en fin, diversiones sanas de aquel entonces”, rememora “Chuchuíto”.

Su incursión en el mundo de la música tiene su origen en su cercanía al maestro Nicolás Ñañez, quien estaba al frente de las parrandas, y Chuchuíto, quien ya mostraba inquietud por aprender las técnicas necesarias para la ejecución de instrumentos musicales poco a poco aprendió a tocar la tambora, a fin de participar en los grupos aguinalderos. Por ese entonces también gustaba del rock and roll. “Una ensalada, entre nuestra música folklórica y la norteamericana”, nos dice alegremente.

Su avidez de conocimientos le lleva a introducirse al mundo del dibujo, iniciándose con un curso de Caricaturas que pacientemente estudió a través de la popular escuela por correspondencia American School. Al mismo tiempo se inscribe en la Escuela de Música para aprender teoría y solfeo y se aplica a estudiar el saxofón. Chuchuíto también se apunta en la Escuela de Artes Plásticas para adentrarse en el arte de trabajar con cerámica, la escultura, dibujo, el arte conceptual, con unos maestros muy preparados que llegaron de Cumaná y de Caracas y hasta uno que vino de Cuba.

-”Ahí me fui nutriendo de toda esa mezcolanza y se unió la música con la pintura. Estudié Educación Estética pues quería enseñar música y pintura. Llega la época navideña y como tuve que sacar algunas diversiones infantiles es así como surgen canciones como la palometa pelúa, el coscós, Juan lombriz, y otras. Entre todos nos ayudábamos y hacíamos teatro y música, muchas diversiones al mismo tiempo”, recuerda el popular personaje.

Más adelante mejoró su técnica con el saxofón, gracias a las enseñanzas del maestro Asdrúbal Regnault, en la Escuela de Música Nocturna “José Lyon”. Chuchuíto sentía admiración por el estilo del músico, cantante y compositor inglés Eric Clapton -sobresaliente ejecutante de la guitarra eléctrica- y se inscribió buscando clases de guitarra, pero de noche no impartían las de este instrumento, sino de los de viento. Como le gustaba el jazz se inclinó por el saxofón, esto fue ‘por allá por el año 1972. En el ´76 entró a impartir clases de música en la Escuela Petrica Reyes porque también había estudiado en Barcelona para formar coros infantiles. “Parece que nací con un don para la música”, señala con humildad.

Escena típica venezolana en la pintura ingenua de Jesús «Chuchuíto» Jiménez

Actualmente pertenece a una agrupación de música cañonera y siempre está presto a participar en cualquier conjunto cuando lo llamen. También está contribuyendo con don Isauro Hernández en la ilustración de algunos libros que está escribiendo y también en la ilustración de unos cuentos de amor de Pedrito Salazar.

Patrimonio Cultural Inmaterial del Municipio Bermúdez

El pasado 19 de agosto, en la Sesión Especial del Concejo Municipal de Bermúdez en ocasión del 113 aniversario del natalicio de don Luis Mariano Rivera y Día Municipal de la Cultura, Jesús “Chuchuíto” Jiménez fue distinguido como Patrimonio Cultural Inmaterial del Municipio Bermúdez.

-”Estoy muy contento con esta distinción. Es un compromiso, un estímulo para seguir trabajamdo por la cultura, por los niños, que son el futuro, para que agarren por el buen camino. Hay que luchar por un país que sea más bondadoso, en la bondad radica todo. Jesus dijo: “dejad que los niños.vengan a mí”…y uno tiene que ser como los niños para poder llegar al cielo …y el cielo espiritual también puede ser encontrado aquí”.

J.Brito/britojes@hotmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.