Carúpano, 01 de agosto de 2019.- El personaje que traemos a colación no ingresó al periodismo carupanero en sus tiempos de juventud, Jesús Figueroa (+) pasó sus años de niñez y adolescencia en su natal estado Nueva Esparta, y de adulto se muda a vivir en el municipio Bermúdez.

Figueroa, combinada la docencia con la función pública, es así como ingresa a la Contraloría del Estado Sucre en su condición de asistente de oficina, ubicado en la nómina de la región de Paria.

En ese ir y venir de Carúpano a Cumaná, a buscar un cheque, resolver un problema de aporte a la caja de ahorros, o por cualquier otro motivo que citara el contralor de turno, Figueroa fue haciendo amistades, conociendo personajes de la política en la entidad sucrense, los medios de comunicación social, entre otros sectores de la sociedad sucrense.

En Cumaná en una oportunidad se encontró con el periodista Luis Marcano Barrios (+) editor del Diario Región, y le dijo: “dame un chance que quiero escribir sobre los problemas de Playa Grande”

Marcano Barrios (+), le dijo que no había presupuesto para pagar a los redactores comunitarios, pero que podía enviar cualquier artículo sin compromisos. Entonces, el carismático Figueroa, le tomó la palabra y comenzó a enviar a la redacción de Región sus primeros escritos.

Se acerca la jubilación

Jesús Figueroa, había cumplido sus años de servicios como funcionario de la Contraloría del Estado Sucre, solamente estaba esperando los trámites finales para quedar “agente libre”, pero ese día no terminaba de llegar. El inquieto personaje, se dirigió al editor Antonio Prosperi, buscando una oportunidad para escribir.

Prosperi, hacía cierto tiempo que había vendido El Diario de Sucre, pero tenía un nuevo impreso registrado como El Periódico de Sucre, que funcionaba en el cuarto piso del edificio Saladino.

En ese periódico publicaban una columna que tenía el nombre de una famosa novela de la época “Por estas Calles”, esa sección la desplegaban en las páginas centrales, porque siempre había mucho material a difundir debido a que los lectores enviaban datos de sucesos, anécdotas y hasta uno que otro chisme del día.

Figueroa, fue a una entrevista de empleo en El Periódico de Sucre, y sin que le preguntaran dijo que él podía encargarse de “Por estas Calles” y además sugirió que alargaran el titular para que quedara así: “Por estas Calles de Sucre”.

Sentado en la vieja máquina de escribir

Los editores del periódico una vez finalizada la entrevista, le informaron a Figueroa que luego lo llamarían, como ocurre casi siempre en este tipo de eventos, pero el hombre no esperó la llamada y al otro día estaba en la redacción echándole unos chistes a los reporteros y diciéndole a los dueños: “para qué soy bueno”.

Ni modo, vino la contratación. Le asignaron una vieja máquina de escribir, pidió unas libretas, sacó un viejo grabador y listo, “quiero encargarme de la sección de política” exclamó.

Así comenzó a dar sus primeros pasos en el periodismo carupanero, y como había sido militante del partido Unión Republicana Democrática (URD), llamó de inmediato a su viejo amigo cuando vivía en Margarita, José Ramos Montaño (Joseito), y le dijo: “vente para El Periódico de Sucre que te voy a entrevistar”.

Metido en todo

Y es que Figueroa no solamente se encargaba de la sección de política del periódico, escribía deportes, la columna “por estas calles”, farándula, hacía entrevistas de todo tipo, ofrecía publicidad, estaba metido en todo.

Entonces vino una nueva negociación de El Periódico de Sucre por parte de Antonio Prosperi, a un reconocido médico de Cumaná, quien había sido alcalde del municipio Sucre, el doctor Elio Figuera.

Esta nueva administración que asumió las riendas del rotativo le vino como “anillo al dedo” de Figueroa, porque éste había conocido a casi toda la familia Figuera, incluyendo a Elio, durante su desempeño en la Contraloría de Sucre.

Así pasó a ser el hombre de confianza de los nuevos propietarios, y aunque oficialmente no fue nombrado director del periódico, Jesús Figueroa se hacía notar poniendo siempre por delante su amistad con la familia Figuera.

En campaña por toda la zona de Paria

Tal vez la palabra favorita de Figueroa era “está genial”, es así que en una de esas tertulias con el señor Pagés (+), quien era una persona clave en la conducción del diario en la ciudad de Carúpano, se entera que el doctor Figuera sería candidato a la gobernación de Sucre por el MAS.

“Que Figuera sea el candidato está genial, y ya tiene el periodista”, apuntó Figueroa.

Es así que el versátil reportero prácticamente se muda a la capital del estado con la idea de acompañar a su jefe en la campaña por la gobernación de Sucre, además de recorrer toda la zona de Paria, como el periodista de esa campaña política.

Décimas de Galerón

Ya hemos dicho que este personaje era lo que se conoce como un “todero” en las reuniones siempre sobresalía por sus cuentos e historietas, tomaba la palabra para dirigir cualquier evento social, y en las fiestas populares hasta lanzaba sus décimas de galerón “como le salieran”.

Sin duda alguna que Jesús Figueroa dejó un extraordinario legado para las nuevas generaciones del periodismo carupanero, y es precisamente esa obra social que enaltece el gentilicio local, lo que nos ha motivado a este homenaje público en nuestro portal EL CARUPANERO WEB . ¡Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos!

Por: Pedro Ramírez / E-Mail: saturnopu@gmail.com

 

 

 

 

 

1 Comentario

Deja un comentario