José Fumero / Pasión Deportiva 12 de enero

0
43

Por José Fumero


Felicidad es armonizar lo que piensas, dices y haces

   Pelota Caliente

Desde el 3 al 10 del actual enero vivimos la etapa más emocionante del campeonato 2020-21 de la LVBP. Cardenales y Caribes ratificaron su favoritismo. Bravos de Margarita, inexplicablemente frenaron su buen desempeño, ¡perdieron 7 juegos consecutivos! quedando eliminados de la actual temporada. Sorprendió gratamente el empuje de Águilas del Zulia y Tiburones de la Guaira. Aunque lucharon con todo, su irregular accionar al comienzo de campaña, impidió su clasificación. Magallanes y Tigres de Aragua aprovecharon el tratamiento especial que les dio la Liga. Pareciera que muchas de sus figuras criollas, se acogieron adrede a la agencia libre en el Beisbol Organizado, aportando significativamente a sus conjuntos. Si a ello agregamos que tuvieron más peloteros importados que el resto de los equipos, la tarea fue más fácil para turcos y maracayeros en su afán de pasar a la semifinal del torneo.

 

La eliminación del Caracas desató una caravana de culpabilizaciones a su directiva. La fanaticada cuestionó a través de las redes sociales la gestión del propietario Ricardo Cisneros y del presidente Luis Ávila. Hasta el gerente deportivo, Richard Gómez llevó lo suyo.

El beisbol profesional es un negocio. En los dos últimos torneos; sobre todo en éste, son pocas las posibilidades de utilidades financieras de los equipos al final de la campaña. Quizás por no permitírseles ausentarse de un campeonato, la directiva de los melenudos jugó con lo justo. Sin un experimentado mánager, sin los criollos mejor ubicados en el Beisbol Organizado y con peloteros importados de ínfima calidad. Ocasionando uno de los peores desempeños en la historia del equipo en un torneo beisbolero. Las 22 anotaciones del Cardenales de Lara el 4 de diciembre, es la mayor cantidad de carreras permitidas por el equipo en sus 75 años de vida. 1G 9P fue su récord en enero 2021. No está demás acotar que Andreina Salas, Asistente a la Gerencia Deportiva del equipo, quizás curándose en salud, en diciembre renunció al cargo. El caraquismo anhela venden el equipo. No soportan que Cisneros y Ávila, ni laven ni presten la batea.

 

Las semifinales se muestran equilibradas. Los archifavoritos Caribes y Cardenales tendrán que sacar todo su arsenal, si quieren vencer a los sancionados por la OFAC estadounidense.

 

Magallanes sacó la casta cuando lo necesitó. En ronda regular empató (2-2) sus duelos con el motivado conjunto portocruzano, que a pesar de salir de Alexi Amarista y Gorkys Hernández antes de comenzar la temporada, y del manager Jackson Melián en pleno torneo, lucen muy decididos a cobrar revancha del revés de la zafra pasada ante Cardenales de Lara, que han mejorado ostensiblemente su conjunto. Jamás tuvieron récord negativo en todo el torneo. Pero en semifinales les toca afrontar al único club que en ronda regular les ganó 3-1 la serie particular.

 

La irracionalidad convivencial tiene que erradicarse de nuestro beisbol profesional. Alberto Tico González en buen pelotero, pero no soporta que le sustituya otro jugador en un turno al bate. Irrespetando al manager, cuerpo técnico y al que esté en desacuerdo con su proceder. Esta indisciplina lo sacó de Tiburones de La Guaira y más reciente de Tigres de Aragua. Magallanes, ¿sin medir consecuencias? lo contrató de inmediato. Quizás la Nave tiene un psicólogo en su cuerpo técnico. Carlos García dirige al Magallanes como a él lo dirigieron. ¡Al mánager no se le cuestionan sus decisiones!, Toca a González agarrar mínimo con el mandato del Almirante si quiere permanecer como jugador activo en la pelota venezolana.

José Fumero

jfpasiondeportiva@gmail.com

Felicidad es armonizar lo que piensas, dices y haces

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.