La Carta de Jamaica: Una asignatura pendiente para la definitiva emancipación de América Latina

0
268

Su mayor legado fue avizorar cuán importante sería mantener la unidad de América “menos por su extensión y riquezas que por su libertad y gloria”

Texto: Otilio Rodríguez

Después de la primera vista de Simón Bolívar a Carúpano el 7 de septiembre de 1814, el Padre de la Patria viaja el año siguiente a Jamaica, con el firme propósito de retratar con su puño y letra, un proyecto geopolítico e integracionista que iniciaba desde el Río Grande, pasando por La Patagonia, hasta llegar a las costas del norte de su tierra natal Venezuela. Para aquellos jóvenes que solo asocian a Jamaica como la tierra de la leyenda musical Bob Marley, es importante recordar que el 6 de septiembre de 1815 (hace 204 años), Bolívar, escribió uno de los documentos mas resaltantes en su vida y obra militar, la Carta de Jamaica. Dicho documento fundamental en el pensamiento político y futurista del más osado hombre nacido en América, continúa siendo una asignatura pendiente para la definitiva emancipación de América Latina.

La Carta de Jamaica esgrimía la fiel expresión de un líder mucho más maduro, quien realiza un análisis demográfico, social y político de Venezuela y de otras importantes regiones de América, reflejando a su vez, las contradicciones y obstáculos que se podrían presentar a lo largo del camino de la independencia definitiva.

Su contenido es fundamental por ser la viva voz de un visionario que se atreve a aseverar cuales serian los tipos de gobiernos que bien se acoplaban a las naciones americanas de hace 205 años y que actualmente es una necesidad que los mandatarios de la Región analicen para su posible practica. No obstante, a pesar de la importancia que explícitamente expone Bolívar en la Carta de Jamaica, existen sistemas de gobierno contrarios a la propuesta y perfil ideológico que personificaba el Libertador. Contrario a estas posturas políticas, la BBC de Londres califica a nuestro prócer como el militar más extraordinario y sagaz de todos los tiempos. Su visión futurista antes, durante y después de la Independencia de América Latina, se mantiene vigente más que nunca.

Su mayor legado fue avizorar cuán importante sería mantener la unidad de América “menos por su extensión y riquezas que por su libertad y gloria”. Su mayor anhelo fue contribuir a la unión americanista de Chile, Perú, Quito, Nueva Granada, México, Puerto Rico, Cuba y Venezuela. Pero la mayor de sus frustraciones fue proponer la unión de Venezuela y Nueva Granada en una sola república, que se bautizaría como Gran Colombia, al tiempo que trató de persuadir a Europa sobre la conveniencia de ayudar de ayudar a la causa americana.

“La metrópoli, por ejemplo, sería México, que es la única que puede serlo por su poder intrínseco, sin el cual no hay metrópoli. Supongamos que fuese el istmo de Panamá punto céntrico para todos los extremos de este vasto continente, ¿no continuarían estos en la languidez, y aun en el desorden actual? Para que un solo gobierno de vida, anime, ponga en acción todos los resortes de la prosperidad pública, corrija, ilustre y perfeccione al Nuevo Mundo….” Proponía Bolívar.

De Carúpano a Kingston, y de Carabobo a Ayacucho, el Padre de la Patria, saldría airoso de los escollos de la guerra. El Manifiesto de Carúpano fue inspiración de la Carta de Jamaica, y a partir de ese instante, el Libertador lograría sumar a su hoja de vida, nuevos lauros y trofeos como la Batalla de Carabobo el 24 de junio de 1821. Tres años más tarde, y al mando del general de división Antonio José de Sucre, se pone fin a la dominación española el 9 de diciembre de 1824 en la meseta de Ayacucho.

Proyectos como la Gran Colombia y el Equilibrio del Universo, planteados en la Carta de Jamaica, fueron truncados por el grupo separatista de La Cosiata, poco antes del eterno exilio del Libertador a Santa Marta.

A 204 años de la Carta de Jamaica, las naciones de América Latina siguen más separadas en lo ideológico que geopolíticamente, resistiendo y luchando por su verdadera soberanía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.