Lo escuché decir: ¡No me crean! El por qué de Canchunchú y Yaguaraparo.

0
130

La pandemia nos permite escribir más a menudo, sobre todo a quienes nos gusta el arte de la redacción. Es por eso, que rápidamente aparecí por aquí con un nuevo artículo de opinión para EL CARUPANERO DIGITAL.

Hay temas, que por sencillo que parezcan, se les debe prestar la debida atención, más aún si se trata de la identidad cultural, y las raíces de nuestros pueblos.

Así voy adentrándome en el por qué de este escrito: Se trata de los orígenes de los Nombres: CANCHUNCHÚ Y YAGUARAPARO.

En mis cincuenta y pico (corto aún), he oído muchas historias relacionadas con los nombres de pueblos y caseríos del estado Sucre. Sin embargo, estas dos me han llamado poderosamente la atención.

Y les voy contando aunque ustedes comiencen a reírse del asunto en cuestión. Una vez le pregunté a un hombre letrado, estudioso de los asuntos propios del Municipio Bermúdez, cuál era el origen de la palabra «Canchunchú», y solamente atinó a decirme que era un vocablo indígena, y que ahora le decían «El Barrio Chino».

Ahora bien, hace unos días el equipo del programa «Nuestra Gente», que transmite el CARUPANERO DIGITAL, bajo la conducción de Carlos Rodríguez, fue a entrevistar a Don Alfredo Alvino, «el historiador de Canchunchú», y cual no sería mi sorpresa, que una de las preguntas estaría relacionada con el nombre de la comunidad.

Alvino, contó que CANCHUNCHÚ estaba relacionada con un indígena de los Chaimas, a quien llamaban «Chuchú», y tenía un perro muy canoso, entonces la combinación de nombres del perro canoso y su amo «Chuchú», devino en el bautizo de CANCHUNCHÚ.

Y seguidamente, Alvino retoca añadiendo, que fue el ilustre Maestro Juan Márquez Albornoz, quien le confesó de forma jocosa, que así fue como se conoció el nombre de CANCHUNCHÚ.

Cuando eso ocurrió, ningún asiático había pensado en llegar a Carúpano como comerciante, por eso se descarta de antemano lo del Barrio Chino, y créanme o no, la historia del perro canoso y el señor Chuchú, tiene algo que rima.

Y si ustedes se están «esguazando» de la risa, con este cuento documentado, esperen el otro. «YAGUARAPARO».

Hace tiempo estuve por el Municipio Cajigal transmitiendo un programa cultural de aguinaldos, a través de una emisora carupanera. Le pregunté a unos jóvenes ¿saben ustedes porqué esto se llama Yaguaraparo? Y ellos movieron las cabezas en señal negativa.

Como a los 20 minutos de la pregunta, viene uno de los jóvenes acompañado de un señor de unos ochenta años aproximadamente, y me dijo: ¡Este si sabe! ¡Pregúntale a él!

Entonces, le lancé la interrogante al mayor, quien era corpulento y tenía bastantes canas. Y el don me respondió: La palabra YAGUARAPARO nace con los indígenas que poblaron esta zona, anteriormente solamente era YAGUARA. Y según relatos de mis abuelos, ellos llamaban YAGUARA, porque había selvas con matas ancestrales, y abundaban los animales que se conocen como yaguares, al parecer por la hembra del Yaguare, era que los aborígenes se pronunciaban.

Esto no termina aquí. El «Viejito», me estaba dejando con dudas, además un poco sorprendido. Y es cuando le digo: ¿Y por qué Yaguaraparo? —– Y esto, es para que ustedes sigan rompiéndose las costillas de la risa: Me dijo, YAGUARAPARO fue por una India embarazada que traían en una hamaca desde un sector más lejano con rumbo a YAGUARA, donde estaba la «Partera», o persona que atendía a esas mujeres. 

Y en ese trayecto, cuando los indios iban caminando con aquella mujer, los dolores arreciaban, y ella gritaba en vocablo indígena: «En Yaguara Paro», apuren el paso, que «En Yaguara Paro».

Según este ancianito, así es que quedó para la historia el nombre de YAGUARAPARO. Esta es parte de la sabiduría popular, no es una investigación científica ni con esto quiero pasar por historiador ni nada. Sencillamente, estoy contando lo que escuché decir al respecto. Tal vez, mis admirados lectores tengan otros punto de vista en los casos tratados. Un abrazo virtual. Será hasta otra oportunidad.

Autor: Pedro Ramírez
Periodista
saturnopu@gmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.