Los libaneses se toman las calles de Beirut destrozada para pedir cuentas a sus dirigentes

0
55

–Miles de libaneses salieron a protestar a las calles de Beirut tras las terribles explosiones que destrozaron gran parte de la ciudad. Acusan a la clase política de ser responsables de la tragedia en la que murieron más de 150 personas y quedaron heridas unas 6.000.


Por cuarta jornada consecutiva, Beirut se despertó con el ruido de los vidrios rotos recogidos en las calles por los habitantes y un ejército de voluntarios, con escobas, movilizados desde muy temprano.

Este sábado 8 de agosto por la tarde, esos ruidos fueron remplazados por los gritos y los cantos de miles de manifestantes alrededor de la plaza de los Mártires, en el centro de la ciudad, epicentro de la protesta política desde octubre pasado.

La manifestación tiene como lema «el Juicio Final» y algunos militantes colocaron una horca en la plaza. Aún en estado de conmoción por esta explosión de una violencia sin igual en la historia del país, los libaneses piden cuentas a una clase política que acusan de negligencia y corrupción.

«Somos mártires de este gobierno culpable. Reclamamos la renuncia de todos ellos, ya sean responsables de la explosión o no. Ya no tienen ninguna credibilidad ni valor ante el pueblo», dice a RFI Josel Abake, manifestante de 26 años.

A mediados de la tarde, la fuerza pública lanzó gases lacrimógenos contra los manifestantes. «Creo que hay gente que antes apoyaba al presidente y ahora quiere que lo decapiten. Sentimos que todo esto es una antesala a la guerra civil. No queremos chocar con la fuerza publica pero esta noche no serán amables con nosotros», agrega Abake.

El presidente Michel Aoun, cada vez más criticado, dijo claramente el viernes que se oponía a una investigación internacional, afirmando que la explosión podría haber sido acusada por negligencia o por un misil.

Unos veinte funcionarios del puerto y de las aduanas fueron detenidos, según fuentes judiciales y de seguridad. Entre ellos se encuentra el director general de aduanas Badri Daher y el presidente del consejo de administración del puerto Hassan Koraytem.

Renuncia de diputados

Por otro lado, varios diputados han renunciado en los últimos días para denunciar la corrupción del sistema político. Este sábado el jefe del histórico partido cristiano Kataeb, Sami Gemayel, anunció su renuncia y afirmó que llegó el momento de construir un «nuevo Líbano».

«Tus camaradas decidieron renunciar al parlamento», señaló Sami Gemayel (opositor) en un emotivo discurso en el funeral del secretario general del partido, Nazar Najarian, fallecido en la explosión.

El jueves, la embajadora de Líbano en Jordania, Tracy Chamoun, hija del líder cristiano Dany Chamoun asesinado en 1990, había anunciado su renuncia en directo en la televisión, denunciando el «descuido» de las autoridades de su país.

(Con AFP)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.