Antes de ser “El Diablo Luis”, fue primero “Tarzán”, pero con este último atuendo no logró despertar la atención de los espectadores del carnaval de Cumaná. Años más tarde decide cambiar de disfraz y de ciudad. Carúpano sería su trampolín a la fama internacional

Texto: Otilio Rodríguez

El 18 de enero de 1931 nace en Cumaná, uno de los personajes iconos de los Carnavales Turísticos Internacionales de Carúpano, Luis del Valle Hurtado, conocido popularmente como “El Diablo Luis”. Sus inicios no fueron precisamente en Carúpano; cuenta la tradición oral que cumaneses de todas las edades aún recuerdan el susto de su vida cuando en una calle angosta y sin salida aparecía de la nada este sarcástico y tenebroso personaje que una vez se disfrazó de Tarzán antes que Diablo.

No obstante, su breve participación en los carnavales de Cumaná se debe al auge que adquirió la ciudad de Carúpano una vez creada la primera Junta de Carnaval.

Es a mediados de 1968, cuando Luis del Valle opta por participar más activamente en las calles de Carúpano, danzando al ritmo de tambores, cubierto de negrura artificial, largos y afilados colmillos, cachos sobre la cabeza, cola en su dorso, y para colmo de males, escupiendo sangre a base de remolacha o colorante. Después de 50 años de participación ininterrumpida en los carnavales turísticos internacionales de Carúpano, no hay dudas que al igual que estás festividades de febrero, “El Diablo Luis” es un ícono inolvidable celosamente resguardado en la retina colectiva de los fieles y consecuentes seguidores de nuestra fiesta preferida decretada en 2014 como Patrimonio Cultural de la Nación.

1 Comentario

Deja un comentario