Se encontraron para hablar sobre perdón y reconciliación en un colegio de Bogotá. Jorge Lara hizo una impactante revelación.

“Los momentos cruciales de nuestra vida están muy unidos: el día que el papá de Juan Pablo mata a mi papá mi vida cambia, pues esa misma noche su vida cambia también”, explica el hijo del exministro de Justicia Lara Bonilla.

Estudiantes de la jornada nocturna del colegio Rodrigo Lara escucharon sus historias y revelaciones.

Jorge Lara contó que, a sus 12 años, quiso tomar venganza y en su exilio buscó la forma de acabar con la vida del hijo del extinto jefe del Cartel de Medellín.

“Cuando me dicen que lo tengo a 20 kilómetros, con mi mejor amigo empezamos a reunir una suma de dinero para poder llegar hasta allá. Esa noche, en casa, reuní destornillador, martillo, cuerda y puse eso en la maleta”, dice.

Juan Pablo Escobar, por su parte, reconoce que esa historia lo conmociona: “Yo no sabía que él estaba exiliado exactamente en el mismo país que nosotros, estábamos a media hora de distancia y a mí me dio un pánico tremendo. Cada vez que lo cuenta yo siento como que estoy viviendo ese momento”.

Sobre las personas que todavía idealizan a su papá, Juan Pablo asegura que “hay una gran confusión de la juventud, que ellos piensan que se trata de un héroe cuando en realidad no lo es”.

Ahora, juntos, les recuerdan a las nuevas generaciones una historia que no quieren que se repita. / NOTICIAS CARACOL 

Deja un comentario