Naufragios recientes en Güiria reactivan el tema de la crisis migratoria en Venezuela

0
101

Por: Otilio Rodríguez

–Los recientes naufragios ocurridos a escasos 100 kilómetros de distancia entre Güiria y la isla Trinidad y Tobago, agudiza la migratoria venezolana en la península de Paria.

Dos embarcaciones: Mi Esperanza y Mi Recuerdo, zarparon la madrugada del lunes 7 de diciembre con más de 40 pasajeros; solo una pudo llegar (Mi Esperanza) la otra (Mi Recuerdo) fué devuelta. En medio de la travesía, se perdió de vista, hasta éste fin de semana, hasta reportarse el hallazgo de 19 cuerpos inertes; 11 de ellos trasladados al muelle del puerto de Güiria.

La tradición oral en Güiria asevera que desde el 2015 han naufragado un total de 25 embarcaciones de diferentes dimensiones y tamaños; la mayoría de ellas con destino a Trinidad y Tobago, tres de ellas de regreso a las costas de Paria.

No son balsas; son botes y peñeros con capacidad para 20 y 30 personas, que semanalmente zarpan con niños, niñas, adolescentes y adultos mayores, en busca de nuevas y mejores oportunidades de vida en la vecina nación insular.

A lo largo de la travesía, las embarcaciones son interceptadas por piratas de mar, traficantes de droga, metales estratégicos como: aluminio y cobre, pero casi nunca son abordados por guardacostas.

Se trata de una ruta económica y rápida para salir del país por vía marítima, pero es sumamente peligrosa y riesgosa por las diversas situaciones que deben sortear en alta mar.

Al llegar a Trinidad y Tobago se enfrentan a otra realidad inimaginable. Las adolescentes son forzadas a prostituirse por los proxenetas que dirigen las redes de prostitución y trata de personas que operan al servicio de organizaciones internacionales.

Es una historia difícil de creer, hasta que te involucras directa e indirectamente con un caso migratorio como los recientemente narrados en las últimas horas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.