Las largas colas en el estadio de la Ciudad Universitaria para comprar la entrada del primer Caracas-Magallanes de la temporada, brillaron por su ausencia en el día de ayer. Los fanáticos, buscaron otras modalidades para adquirir sus boletos y fueron muy pocos los que se vieron merodeando la zona; donde en horas de la noche se jugaría el clásico número 80 entre los eternos rivales de la pelota criolla.

Desde que se activó la venta en línea de los tickets para el compromiso, segundo de los capitalinos en el coso de los Chaguaramos en esta campaña, la afición poco a poco se fue entusiasmando y ya para el día del evento solo quedaban disponibles cerca de 3.000 sillas, en el recinto con capacidad para 20 mil.

Los aficionados que sí mantuvieron la tradición de adquirir su pase en el mismo sitio, se encontraron con pocos revendedores. Contrario a años anteriores, era más sencillo conseguir disponibilidad en los asientos y al precio legal.

Aunque, no faltó el aprovechador que desde la salida del metro de la UCV gritaba: “sillas, palco” e intentaba atraer a los caminantes con sus modalidades de pago, incluso en moneda extranjera.

Deja un comentario