Occidentales redoblan esfuerzos para evacuar tras doble atentado de Kabul

0
48

–El número de muertos por un doble atentado suicida del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el aeropuerto de Kabul se elevó el viernes a 85, entre ellos 13 soldados estadounidenses, en un ambiente tenso a pocos días del fin previsto de las evacuaciones de extranjeros y afganos que buscan huir del nuevo régimen talibán.

El ataque, perpetrado al anochecer del jueves, provocó el caos y la desolación entre los miles de afganos que se agolpaban allí con la esperanza de subir a uno de los aviones fletados por los occidentales.

Los videos publicados en las redes sociales mostraban a decenas de víctimas muertas y heridas que yacían en el agua salobre de un canal de alcantarillado, rodeadas de socorristas abrumados e impotentes. Hombres, mujeres y niños corrían en todas direcciones para alejarse del lugar de las explosiones.

«Hay muchas mujeres y niños entre las víctimas. La mayoría de la gente está conmocionada, traumatizada», dijo el viernes a la AFP un funcionario del antiguo gobierno derrocado por los talibanes a mediados de agosto, que informó de una nueva cifra de muertos de al menos 72 y 150 heridos según la información recogida en los hospitales locales.

El balance anterior, dado el jueves por la noche por el régimen talibán, era de entre 13 y 20 muertos y 52 heridos.

La situación parecía tranquila este viernes por la mañana en Kabul, especialmente en los alrededores del aeropuerto, donde los talibanes habían reforzado sus controles de carretera y la multitud parecía haber desaparecido en algunos lugares.

«Perseguir» y «hacer pagar a los responsables»

La doble explosión también causó la muerte de al menos 13 soldados estadounidenses y heridas a otros 18, según el Pentágono, convirtiéndose en el ataque más mortífero contra el ejército estadounidense en Afganistán desde 2011.

Un conmovido presidente Joe Biden prometió "perseguir" a los autores del ataque y hacerles "pagar" sus consecuencias y llamó "héroes" a los soldados caídos.
Un conmovido presidente Joe Biden prometió «perseguir» a los autores del ataque y hacerles «pagar» sus consecuencias y llamó «héroes» a los soldados caídos. Jim WATSON AFP

 

Ante la crisis más grave desde el inicio de su mandato y visiblemente conmocionado, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reaccionó prometiendo «perseguir» y «hacer pagar a los responsables». «Estados Unidos no se dejará intimidar», dijo en tono marcial.

Este primer atentado mortal desde el regreso de los talibanes al poder, el 15 de agosto, se produce pocos días antes de la salida de las tropas estadounidenses del país, prevista para el 31 de agosto, tras 20 años de guerra infructuosa contra los islamistas.

Con lágrimas en los ojos, Biden rindió homenaje a los soldados fallecidos, «héroes (…) comprometidos en una misión peligrosa y desinteresada para salvar otras vidas» y dijo que Estados Unidos «continuará la evacuación».

A pesar de los atentados del jueves, las evacuaciones se han acelerado incluso, según un funcionario de seguridad occidental en el aeropuerto, informa Reuters.

Evacuación del embajador francés

Tras las explosiones del jueves cerca del aeropuerto de Kabul, Francia anunció la repatriación a París de su embajador en Afganistán, David Martinon, por razones de seguridad, aunque había estado en el aeropuerto de Kabul para supervisar las evacuaciones.

En este contexto, el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, subrayó que la prioridad «sigue siendo evacuar al mayor número de personas posible».

Una postura compartida por el Primer Ministro británico, que afirmó que las operaciones de evacuación de Afganistán continuarían a pesar de los «bárbaros» atentados frente al aeropuerto de Kabul. El Secretario de Defensa británico, Ben Wallace, dijo el viernes por la mañana que las evacuaciones deberían terminar el viernes.

Por su parte, España anunció el viernes por la mañana que había completado sus vuelos de evacuación, al igual que Alemania, Países Bajos, Canadá y Australia. La evacuación de los británicos se completará «en unas horas», dijo Londres el viernes por la mañana.

En nombre del EI-K

Según Washington, que espera que los ataques del EI «continúen», este atentado fue realizado por dos terroristas suicidas del grupo yihadista, seguido de un tiroteo.

Bajo el nombre de EI-K (Provincia de Jorasán del Estado Islámico), el EI ha reivindicado algunos de los atentados más sangrientos de los últimos años en Afganistán, en los que han muerto cientos de personas, especialmente musulmanes chiíes.

Aunque ambos son grupos radicales suníes, el EI y los talibanes son competidores y se odian mutuamente.

Occidente condenó el atentado y subrayó que éste no debe impedir la continuación de las evacuaciones masivas, que hasta ahora han supuesto el traslado de 100.100 personas, según los últimos datos publicados el jueves por la noche por la Casa Blanca.

El nuevo régimen talibán, a través de su portavoz Zabihullah Mujahid, «condenó enérgicamente» estos atentados al tiempo que subrayó que se habían producido en una zona bajo la responsabilidad del ejército estadounidense.

Desde la repentina toma de Kabul y del poder por parte de los talibanes, el vasto aeropuerto de Kabul es el último lugar del país donde se reúnen las fuerzas occidentales, encabezadas por el ejército estadounidense.

RFI

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.