La OEA inició este jueves una auditoría de las elecciones del 20 de octubre en Bolivia en medio de choques en las calles entre oficialistas y opositores, que han dejado dos muertos y más de 130 heridos tras la cuestionada reelección del presidente Evo Morales.

“El día de hoy (jueves) inicia esta auditoría, se tiene previsto desarrollar en un tiempo aproximado de dos semanas”, dijo el canciller boliviano, Diego Pary, acompañado del jefe de la misión de la OEA, Arturo Espinoza, quien expresó que el grupo hará “un trabajo eminentemente técnico y profesional”.

La revisión del escrutinio, por un equipo de 30 técnicos, fue acordada entre el gobierno boliviano y el secretario general de la Organización de Estados Americanos, OEA, Luis Almagro, pero la oposición la rechaza y exige la anulación de la votación.

La misión de la OEA revisará cuatro aspectos de los comicios: verificación de cómputos (actas y papeletas), verificación del proceso informático, el componente estadístico y las proyecciones, y la cadena de custodia de la votación.

La auditoría comenzó en medio de protestas y choques en las calles entre oficialistas y opositores, que comenzaron al día siguiente de los comicios y han dejado dos muertos a balazos y cerca de 140 heridos.

Una interrogante es qué hará la oposición cuando la misión de la OEA entregue su informe, que será vinculante.

“No aceptamos la auditoría en los actuales términos pactados unilateralmente” entre la OEA y el gobierno de Morales, dijo el opositor Carlos Mesa, segundo en los comicios, de acuerdo al escrutinio oficial.

El recuento de votos que hizo el Tribunal Supremo Electoral (TSE) quedó en el ojo de la tormenta al haber utilizado dos sistemas tecnológicos que causaron sospechas por haber mostrado contradicciones, según críticos y opositores.

El primer sistema de conteo rápido sugería que sería necesaria una segunda vuelta entre Morales y Mesa, pero el segundo -el cómputo oficial definitivo- dio a Morales como ganador en primera vuelta con el 47,08 votos, frente a Mesa con el 36,51%.

De acuerdo a la ley, la diferencia de 10 puntos le permite a Morales, el primer presidente indígena de Bolivia, seguir gobernando hasta 2025.

Deja un comentario