Opinión/Carmelo Narváez/Triste espectáculo de aulas vacías en las universidades venezolanas

1
419

 

Por: Prof. Carmelo Narváez

Lentamente las universidades cierran sus puertas y la juventud pierde la oportunidad, de avanzar académicamente en el propósito social de formarse, actualizarse o profundizar en los conocimientos aprehendidos en sus estudios previos,
La juventud, poco a poco va alejándose de los espacios universitarios motivados por razones diversas, donde se cuenta la realidad que se vive en nuestro país, las desmotivaciones que vienen generando padres, madres, hermanos quienes han visto en las universidades la dolarización y no el disfrute de una carrera de estudios superiores, ni mucho menos las realizaciones que en una universidad se desarrollan.

El crecimiento juvenil, es una etapa que debe cobijarse con la academia y no con las ansias presentes a costa de la miseria en futuro. Hoy puedes tener mucho, algunos por el bachaquerismo u otra oferta laboral temporal, que podrá llenarte de mucho actualmente, pero que en el mañana no perdurará como bien pudiera hacerlo un título universitario. 

Por supuesto, que muchos adinerados o amasadores de fortunas, a través de circunstancias especiales discreparán de nuestras afirmaciones, razonables, por sus fáciles obtenciones, pero son muchísimos quienes hoy recriminan a sus padres el no haberles orientados por los estudios superiores o muchos que hoy, por las oportunidades en misiones Robinson, Ribas, Sucre,  han abordado y se han graduado y están ejerciendo diversidad de profesiones.

Es cierto, hay quienes aún siendo graduados aún no se les ubican en sus merecidos méritos, pero tienes tu título y puedes ejercer cualquier función laboral. 
Cierran sus aulas, en tanto que los profesores sienten que el ámbito no les ofrece satisfacción individual, colectiva y han tomado decisiones drásticas, abandonar lo poco por esperanzas en otras naciones. Por los bajos salarios no pueden arribar a la casa más alta, por cuanto el efectivo o no alcanza o no lo consiguen. Realidades superables, si nuestros administradores de la educación universitaria, dejaran de ser tan ciegos, sordos y buscaran las fórmulas más sencillas, como bien lo establecen participantes en conversatorios. 

En principio, cumplir con las reivindicaciones estudiantiles referidas a transporte, en el caso de la Udo Carúpano, totalmente deteriorado; comedor sin comida, biblioteca y el servicio de informática en el suelo, lo que impide que los estudiantes vengan a sus aulas. Por otro lado, sueldos y salarios de los docentes, entre 6 a 10 millones de bolívares, que no les alcanzan para nada, razón tienen de irse y buscar en otros países mejoras en la calidad de vida. 
Estudiantes y profesores, quieren que las universidades no se cierren pero nuestro gobierno, hace lo imposible por cerrar las puertas, por lo que desde esta tribuna exigimos más responsabilidad constitucional, tal y como lo establecen los artículos 103” El Estado creará y sostendrá instituciones y servicios suficientemente dotados para asegurar el acceso, permanencia y culminación en el sistema educativo” y el 91 que resalta: “Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales”

Prof. Carmelo Narváez, catedrático de la Universidad de Oriente Carúpano.

1 Comentario

  1. ME PARECE EXELENTE ESTA AFIRMACION, PERO SE LE OLVIDO EL TEMA DEL HAMPA DENTRO DE ESTA SOCIEDAD Y SOBRE TODO DEL DESMANTELAMIENTO QUE SUFREN TODAS LAS INFRAESTRUTURAS EDUCATIVAS, BAJO LA MIRADA CASI COMPLACIENTE DE LOS CUERPOS DE SEGURIDAD.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.