AL BATE….VITICO.- La pasada semana celebramos el 80º cumpleaños de Víctor Davalillo. Junto a Alfonso “Chico” Carrasquel y César Tovar, los peloteros más queridos en la historia del beisbol venezolano.

El hermano menor de Pompeyo; su gran guía, tanto en la pelota como en la vida, firmó a los 15 años con el equipo Caracas, por dos mil bolívares.

Se mantuvo activo por 30 años en la LVBP. Jugó con Leones del Caracas, Tibuleones de Portuguesa y Tigres de Aragua. Reforzando en una semifinal al Valencia Industriales y en una final a Tiburones de La Guaira. La facilidad con que enfrentó a los pitchers; su particular forma de batear y correr las bases y su agresividad a la hora de entrar al terreno de juego lo hizo gran ídolo de la afición; que lo vio batear 1505, hit en ronda regular, 74 en 14 semifinales y 57 en 10 finales, totalizando 1636 hits (212D, 57T y 43HR), 525CE, 733 CA y 146BR.

Campeón bate en las T.1962-63 (.400), 1963-64(.351) ,1967-68(.395) y 1970-71(.379), todas con el Caracas

En la T.1979-80 con Tigres de Aragua bateó 100H en ronda regular.

Recordamos un juego Caracas Vs. Valencia en el estadio Universitario, donde anotó carrera en  “pisicorre” con foul fly al cajón del coach de 3ª base.

El nacido bateador debutó en 1958 en USA con Palatka, Clase D y Visalia, Clase A.

Al inicio de su carrera; además de lanzador era buen bateador; abriéndosele muchas puertas. Pompeyo lo llevó a Cuba a jugar con los “Sugar Kings” de Bobby Maduro.

Era lanzador pero no desperdiciaba sus turnos al bate.  Al lesionarse el jardinero central de los Sugar Kings, el zuliano lo reemplazó y no volvió al montículo. Siendo campeón bate de la Liga Internacional con .346 puntos, líder en hits (200), BR (24), T (18) y B. alcanzadas (296).

En 1962 con el Jacksonville (AAA), ganó el título de bateo (.357) e integró el «Todos Estrellas”.

En 1963 el zurdo se convirtió en el 8º bigleaguer criollo al debutar con Indios de Cleveland. Dejando avrg de .292, 7HR, 36 CE y 44CA en 90 encuentros. Bolazo de Hank Aguirre de Detroit lo sacó de acción por varias semanas, alejándolo del Juego de Estrellas, y del premio al Novato de año.

En 1.964, ganó el Guante de Oro. En 1965 con .301 se convirtió en el primer venezolano en batear .300 en MLB.

Desde 1970 pasó a ser bateador emergente en Grandes Ligas. Siendo líder de ese departamento con 24 hits.

En 1974 se fue a México donde ganó 3 títulos de bateo. En 1977 Tom La Sorda lo llamó a los Dodgers.

Además de Cleveland, Pittsburgh y Los Ángeles también jugó en MLB con Angelinos de California, Cardenales de San Luís y Atléticos de Oakland.

En 16 temporadas en MLB jugó 1.458J, 4.017VB, 509CA, 1.122H, (160 D, 37T y 36HR), 125 BR y Avrg .279; en 1972 bateó .318 con Pittsburgh.

El estadio municipal de Cabimas lleva su nombre.

El más consistente bateador venezolano de todas las épocas participa en caimaneras de beisbol y softbol; donde poncha al más encopetado y le da hits al ocasional lanzador rival.

Felicidad es armonizar lo que piensas, dices y haces
jfpasiondeportiva@gmail.com

Deja un comentario