xxx  La muerte tampoco escapa de la crisis económica que a diario enfrentan las almas de este país, que después de sortearse la vida rogándole a Dios, para no caer en una situación de cama ante una  muerte segura por falta de medicamentos, lo que parecería ser el descanso final después de enfrentar el viacrucis terrenal, la despedida digna que merece un ser querido se convierte en una agonía familiar.

Por: Alexander González.

ADVERTENCIA: Esto no es un ‘Fake News’ o información falsa, es la realidad diaria basada en hechos de la “muerte real” en este  país de supervivientes…

Y es que William Gaines, el autor de la serie “Cuentos de la Cripta “se quedaría pendejo ante las historias recientes publicadas en los medios nacionales, sobre compatriotas que su último adiós se ha convertido en una verdadera pesadilla funesta para familiares y amigos que han tenido que enfrentar una realidad jamás imaginada en el país con mayores riquezas probadas del mundo, debido a la aberrante tesis económica de la hiperinflación, que tan inhumana es, que no tiene paz con la miseria, ni con la muerte misma.

Sorprendentes casos de personas que, por no contar con suficientes recursos para costear los altos costos de los ataúdes y servicios funerarios a la hora de su muerte, han tenido que ser velados y luego inhumados  dentro de neveras viejas, escaparates o en simples mesas cubiertos por sábanas. Como el caso de un humilde señor fallecido en una población del estado Cojédes, el cual debió ser velado por sus familiares en un refrigerador dañado, por no contar con suficientes recursos, ni ayuda gubernamental. El sensible caso fue expuesto por una sobrina en las redes sociales lo cual causó conmoción colectiva.

Titular de varios diarios del occidente del país en Mayo del 2018, fue el caso de un cadáver dentro de un escaparate de madera, que era trasladado en hombros hasta su última morada en la ciudad de Valera, estado Trujillo. También fue reseñado a comienzos de este año, el caso de Eneida Rosa Chacín, ama de casa de 41 años, quien falleció en un Hospital de Maracaibo, estado Zulia y debió ser enterrada en su propio escaparate por no contar con suficiente dinero para cubrir los gastos funerarios de su partida final.

Desde la primogénita del continente, Cumaná, se reporta el caso de Francisco Rivas, un vecino del barrio Brasil, quien fue enterrado en un escaparate adaptado como urna por no tener los recursos para su entierro. Así, como ellos seguramente serán muchos más los que han tenido que recurrir a esta alternativa denigrante para la majestad de nuestro “templo” inerte, una vez alcanzado el umbral del túnel fronterizo que  nos separa de nuestra estancia terrenal.

Entre zamuros, pirañas y gusanos os veréis…

Tal parece que el acto mortuorio en tiempos de crisis, se ha convertido en la mesa servida de los propietarios de empresas funerarias, cooperativas de servicios, fabricantes de ataúdes y los arregla muertos o tanatopraxicos y tanato-estéticos (maquilladores de cadáveres).Para todos hay, dependiendo del nivel socio-económico del “muertico”. Las nuevas urnas alternativas de material compuesto (mdf), oscilan entre 70 mil, 180 mil, y con servicio incluido hasta 457.800 Bs.S (24 horas de velación) según últimos datos. El detalle está que, muchas de estas cajas corren el riesgo de romperse según su calidad y el peso del cadáver. Como el caso de un funeral “malandro” en una barriada caraqueña, que cuando “minitequeaban”y le hacía el acostumbrado baile al difunto, este cayó al piso después que se desprendiera el fondo endeble de su ataúd.

Pero si su esfuerzo terrenal ha sido fructífero en muchos “verde$”, existe una sesión especial en la famosa página de compra-venta “Mercado Libre”, donde sus familiares podrán escoger la de su preferencia. Desde las tradicionales urnas de latón con detalles metálicos, las clásicas y elegantes de madera caoba, y hasta para gustos más excéntricos con “aire acondicionado y bar incluido”, cuál último deseo de mi apreciado colega “ Ay! Mijito”.

Asimismo, Usted debe tomar en cuenta los gastos por día del inmobiliario para el novenario, el cual muchas cooperativas o seguros funerarios comenzaron a cobrar de manera adicional. El incremento constante de los cobros por afiliación ya se hace imposible cubrir por parte de los contratantes, en su mayoría una población adulto mayor que apenas sobrevive de una pensión y que, en otrora optaron por estos servicios preventivos, pero que ahora corren el riesgo de perder su inversión de años, si dejan de pagar los aumentos.

A la unión “cívico-criminal” para la pulverización del presupuesto y sentimiento familiar, se suman los incrementos por mantenimiento en cementerios privados, los altos costos del terreno sepulcral que, si lo deja para última hora se incrementan y si el susodicho requiere un traslado desde otra ciudad, ni hablar. Siga sumando, el costo del “preparador” o formolero que se clasifica según sea el caso, alcanzando hasta 100 mil soberanos por servicio domiciliario. En fin, esto es de entierro! aunque recibe colaboraciones bajo cuerdas, el único que falta por cobrar en dólares es el cura para ungir los santos óleos, Amén!

Quizás, Usted pensará que es una alternativa la cremación, pero igualmente requiere de no menos 70 hasta 300 mil Bs.S, con el atenuante que su querido pariente a lo mejor le “jala los pies “porque no estaba dado a esta tradición, ya que la costumbre de nuestros pueblos siempre ha sido la velación en cuerpo presente. Lo cierto es que, despedir hoy a un ser querido pareciere doler más en el bolsillo.Claro,la Cámara Nacional de Empresas Funerarias y Afines (Canadefu), se defiende manifestando enfrentar un año muy difícil para el gremio que, debe revisar continuamente la estructura de costos de los servicios impactados a diario por incrementos, obligados incluso a optar por otras alternativas como: eliminar los obituarios, menos tiempo de velación, hasta olvidarse de las flores  y del “infaltable” cafecito para los clientes.

En contexto, la realidad es que para morirse se debe prevenir y lo más sensato es dejar los prejuicios propios de un hecho que es cierto, seguro e impredecible. Si Usted sufre de la pandemia general de no tener donde “caerse muerto”, guarde su escaparatico; vaya pensando en el patio de su casa y olvídese de la Alcaldía. La compleja situación que hoy vivimos seguramente no cambiará en mucho tiempo, ni con dos presidentes. Los costos fúnebres seguirán en escalada; los zamuros no los eliminará el calentamiento global; las pirañas no las exterminará los marines y los gusanos siempre estarán esperando con beneplácito para degustar de su sagrado cuerpo. Entonces, eleve la conciencia y libere su alma para que pueda DESCANSAR EN PAZ…

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.