Texto: Jesús Brito /Fotos archivo

Sábado, 16 de marzo de 2019 – Se cumple hoy un nuevo aniversario del trágico fallecimiento de quien fuese considerado, con justa razón, el mejor animador de la televisión venezolana, Renny Ottolina, “El Número Uno”, como popularmente se le conocía. Renny, de carismática personalidad, destacó como locutor, narrador, animador, productor de programas de televisión, publicista, corredor de autos de carrera y político venezolano,1 fue un pionero en muchos aspectos de la publicidad, la comunicación social y la producción televisiva en Venezuela, imponiendo su sello personal a cada una de las actividades a las cuales se dedicó.

Bautizado como Reinaldo José Ottolina Pinto, había nacido en Valencia el 11 de diciembre de 1928, hijo de Francisco “Pancho” Ottolina, emigrante italiano, y la venezolana Ana Mercedes Pinto, quien falleciera a los pocos meses del nacimiento del futuro gran animador, por lo que el pequeño Reinaldo quedó al cuidado de su abuela. Cuando contaba con seis años la familia se muda a Caracas.

En 1945, con 17 años de edad, obtiene su Certificado de Locutor y casi de inmediato ingresa en el mundo radial como locutor en Radio Caracas y poco después en Radiodifusora Venezuela a la par que es contratado como narrador de Bolívar Films. Al año siguiente abandona Radiodifusora y se va a Radio Cultura, donde produce su propio programa, “Noches Especiales”.

A estas alturas de su vida ya había adoptado el nombre artístico de Renny, demostrando su gran potencial. Renny entra a los anales de la historia de la televisión venezolana cuando en 1952 tiene el honor de ser el locutor encargado de iniciar la era de la pantalla chica en nuestro país al presentar el programa inaugural de Televisora Nacional.  En febrero de 1955 es contratado por RCTV y ese mismo mes da inicio al programa de entrevistas y variedades “Lo de Hoy”. En junio de 1957 la prestigiosa revista LIFE le reconoce su trayectoria y popularidad dedicándole un extenso reportaje.

Renny sentía atracción por los deportes a motor, especialmente el automovilismo, y a tal efecto en 1958 y 1959 compite conduciendo un Mercedes Benz, aunque con poco éxito, en las 24 horas de Le Mans.

Viaja a Norteamérica en 1959 contratado por la cadena televisiva ABC y aprovecha su estancia en Nueva York para estudiar las técnicas necesarias para producción de televisión. De regreso a Venezuela, ingresa como productor independiente en RCTV donde da inicio a los dos programas que lo catapultan a la fama definitiva: “El Show de Renny”, una revista diaria de variedades y “Renny Presenta”, programa musical dominical transmitido en horario estelar.

En agosto de 1952 contrae matrimonio con la joven estudiante de medicina Renee Losada, de cuya unión marital nacerán cuatro hijos: Rina Ottolina, nacida el 15 de mayo de 1953, Rhona Ottolina, nacida el 30 de septiembre de 1954, Ronny Ottolina, nacido el 12 de noviembre de 1957 y Rena Fernanda Ottolina, nacida el 13 de agosto de 1961.

En noviembre de 1969 sus hijas Rina y Rhona son secuestradas y liberadas varias horas después, pero por la angustia que el hecho le causó decide entonces radicarse con su familia en Estados Unidos por un tiempo. De regreso, Renny continúa su exitosa carrera y haciendo historia, en octubre de 1972, lleva a la pantalla chica el primer programa venezolano a color, que denominó “Churum Merú”, grabado en el Salto Angel y el cual contó con la participación de artistas de la talla del “Puma” José Luis Rodríguez, entre otros.

En 1973, entrevista en su programa meridiano a los principales candidatos a la presidencia de la república y se afirma que la presentación allí del candidato del partido AD, Carlos Andrés Pérez, le catapultó hacia la silla de Miraflores. En diciembre de ese mismo año Renny decide poner fin a sus prestigiosos programas televisivos al entrar en conflicto con RCTV y los otros canales, que no aceptaban la figura de Productor Independiente, por que a juicio de las plantas televisivas afectaba sus intereses económicos.

La bien ganada fama de hombre probo, honesto, preocupado por el bien del colectivo y sus ideas en pro de una Venezuela mejor lo llevan, en 1977, a fundar su propio partido político, Movimiento de Integridad Nacional, y se dedica a recorrer el país como precandidato presidencial de su organización de cara a las presidenciales del año siguiente. En estas tareas  se encontraba  el 16 de marzo de 1978  y mientras se dirigía a una reunión de empresarios que iba a realizarse en Porlamar, la avioneta Cessna 310 en donde viajaba con su Jefe de Campaña Ciro Medina, Luis Duque y César Oropeza, se estrella en las inmediaciones del Pico Naiguatá, falleciendo  todos los ocupantes de la misma.

Renny siempre se declaraba como anticomunista y solía decir: “A mí no me gusta igualar hacia abajo: quiero igualar hacia arriba”.-

 

J.Brito/ E-mail: britojes@hotmail.com

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.