El piloto carioca rememoró su vergonzosa participación el 12 de mayo de 2002 en el Gran Premio de Australia cuando debió cederle el primer lugar a su compañero de escudería Michael Schumacher por órdenes expresas del equipo Ferrari. No obstante, el piloto alemán y siete veces campeón del mundo, entregó a Barrichello el trofeo del primer lugar, recibiendo con humildad el galardón del segundo

Texto: Otilio Rodríguez

“Ese día bajé del podio y no fui directo a la sala de prensa para la conferencia de periodistas. No me sentía bien. Vomité mucho ese día, con rabia y profundo dolor tuve que acatar la decisión de la escudería Ferrari, que después de felicitar por radio mi desempeño durante la carrera, a falta de una vuelta para el final y cruzar la meta como ganador, me volvieron a llamar para indicarme que debía cederle la victoria a Michael, ya que era necesario asegurar el campeonato de mi compañero”, comentó el piloto brasileño en una reciente entrevista concedida al programa Conversa con Bial TV Globo.

Rubens continuó rememorando que en las primeras cinco carreras de 2002, su compañero había logrado cuatro victorias y un tercer lugar, totalizando 44 puntos (casi el doble) que su escolta rival Juan Pablo Montoya. A diferencia del germano, el carioca atravesaba su peor temporada en la Formula 1 con tres abandonos en las tres primeras competencias.

Pese a estos pésimos resultados, exceptuando su participación en Imola, Barrichello lograría recuperar su nivel en al circuito austriaco, alzándose con la pole y dominando la carrera desde la primera vuelta, hasta el momento del cruce de meta.

La gráfica más publicitada por los medios internacionales fue cuando Schumacher invitaba a Barrichello a subirse en el podio más alto y él bajarse al segundo pedestal. Con lágrimas diseminadas por todo su rostro, el piloto brasileño respiró profundo y con gesto de frustración tuvo que escuchar el himno de Alemania en vez del himno de su país. La escena se hizo repetitiva al punto que Rubens dudó en continuar en competencia esa temporada que finalmente fue ganada por el káiser del volante mundial, Michel Schumacher.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.