La consigna de hoy “Chile despertó!, no nos vamos a dormir”. Horas más tarde, Piñera le pidió la renuncia a todos sus ministros. ¿El giro indica una fuerte derrota del Ejecutivo?. Al cierre de esta edición, el país se encontraba más sereno, pero atento para el día de mañana.

Texto: Otilio Rodríguez

Tras seis días de protestas continuas en Chile, este domingo miles de manifestantes marcharon desde la región de Valparaíso rumbo al Congreso para presentar una serie de demandas sociales que según los chilenos “buscan restituir algunos derechos sociales y legítimos confinados por el Paquetazo Neoliberal” impuesto por su presidente Sebastián Piñera.

A lo largo del trayecto más de un millón de personas, entre activistas sociales y estudiantes de todos los niveles educativos llegaron hasta el congreso por la avenida España que bordea al océano Pacífico, enarbolando innumerables banderas acompañadas de la consigna “Chile despertó!, no nos vamos a volver a dormir”

La protesta que comenzó en el balneario turístico de Viña del Mar, a unos 120 Km al oeste de Santiago, contó además con la participación de medio millar de motorizados, quienes hicieron rugir sus motocicletas con especial fuerza ante la arremetida de los carabineros apostados cerca del edificio congresista que el día viernes había sido evacuado y posteriormente cerrado por los disturbios que desde hace nueve días se protagonizan en medio del caos generado por el “toque de queda” paralelo a la represión que ha dejado más de 20 fallecidos y centenares de heridos.

La protesta que fue convocada a través de las redes sociales sumó este domingo más de 1.2 millones de personas, convirtiéndose en la mayor concentración en los últimos 30 años de historia reciente, desde la dictadura de Augusto Pinochet. En medio del estado de emergencia decretado por el gobierno de Piñera desde el inicio de la crisis y que fue levantado este domingo, la crisis social en Chile a afectado significativamente a todas las clases sociales, incluyendo a los inmigrantes de otros países de Suramérica.

Testimonios de inmigrantes latinoamericanos: 

«Más que nada, me vine a Chile por un tema de seguridad. La situación era tan crítica en Venezuela, que para mí ir a tomar una cerveza a las 12 de la noche y poder caminar dos cuadras tranquila, era un sueño. Eso era lo que esperaba de este país y lo conseguí al llegar», comenta Valerie Gil, venezolana de oficio periodista. Apoya la causa que hoy defienden los chilenos.

«Busqué cuál era el país más próspero para emigrar y llegué acá. Al cabo de tres años pudo observar los niveles de desigualdad existentes en esta nación», comenta Jean Joachim , haitiano de 45 años, residenciado en Chile desde el 2013.

«Creo que el chileno se mamó, se aburrió de vivir como subyugado y también pienso que tanto extranjero que hemos llegado ha ayudado a que ellos vean… Que a veces prefieren un extranjero que al mismo chileno para un empleo. Son muchas cosas… Antes uno iba con 5 mil pesos a la feria y compraba de todo… ahora imposible», comenta Lina Echeverry, quien  lleva 10 años en Chile y lejos de su natal Colombia.

Piñera reculó

Piñera habló en La Moneda, mismo lugar desde donde siguió de cerca la marcha. “Todos hemos escuchado el mensaje, todos hemos cambiado. Ahora tenemos que unir fuerzas para dar respuestas verdaderas, urgentes y responsables a esas demandas sociales de todos los chilenos”, arrancó. Horas más tarde le pidió la renuncia a todos sus ministros. El giro indica una fuerte derrota del Ejecutivo. Al cierre de esta edición, el país se encontraba más sereno, pero atento para el día de mañana.

 

 

 

Deja un comentario