Trump y Biden chocan en un primer debate dominado por el caos y los golpes bajos

0
108
Texto por:RFI

—A 35 días de la elección presidencial, los candidatos republicano y demócrata se trenzaron en un duelo marcado por insultos e interrupciones calculadas, en general protagonizadas por Donald Trump, calificado de “payaso” por su rival. El mandatario saliente evitó decir si reconocería una eventual derrota.

Con Xavier Vila, corresponsal de RFI en Washington


–Los dos septuagenarios subieron al escenario sin apretón de manos en un clima marcado tanto por la hostilidad de la polarización política como de las precauciones debido a la pandemia de covid-19. Fue el prólogo de un primer debate dominado por insultos, interrupciones constantes y acusaciones agrias, impropio de dos dirigentes que aspiran al cargo político más influente del planeta.

La estrategia del presidente Trump de interrumpir constantemente los argumentos más pausados de Joe Biden terminó con el aspirante demócrata pidiéndole que se callara de una vez. Incluso el moderador Chris Wallace le pidió al mandatario que dejara hablar a su oponente ante lo cual Trump increpó al periodista: «Parece que estoy debatiendo contigo, no con él».

Biden eludió a ratos dirigirse al presidente y miró a cámara bajo el argumento, dijo, que es difícil conversar con “un payaso”. Ni más de 200 mil muertos por coronavirus como telón de fondo impidieron la perpetuación de esta escalada verbal lamentable, en la que Trump eludió, de nuevo, condenar a los grupos supremacistas blancos.

Además, el presidente se escudó en los problemas con las drogas de un hijo de Biden para justificar haber calificado de perdedores a los soldados estadounidenses muertos en combate, como le pasó a otro hijo de Biden en Iraq.

Trump acusó a Biden de ser «socialista», pero el candidato demócrata desestimó sus ataques afirmando que «todo el mundo sabe» que Trump «es un mentiroso».

El mandatario sostuvo que Biden era fiel representante del ala moderada del partido Demócrata, un títere de la «izquierda radical» y lo emplazó a pronunciarse sobre «la ley y el orden», un mantra que repite desde que estallaron las manifestaciones -algunas violentas- contra el racismo a finales de mayo, tras la muerte de George Floyd, un estadounidense negro que falleció a manos de la policía blanco.

Biden, por su parte, acusó a Trump de ser el «cachorro» de su homólogo ruso Vladimir Putin.

Trump acusó a Biden de ser "socialista", pero el candidato demócrata desestimó sus ataques afirmando que "todo el mundo sabe" que Trump "es un mentiroso".
Trump acusó a Biden de ser «socialista», pero el candidato demócrata desestimó sus ataques afirmando que «todo el mundo sabe» que Trump «es un mentiroso». AFP/Getty Images North America

Trump esquiva la pregunta sobre si reconocerá elección

Joe Biden se comprometió a respetar los resultados de los comicios del 3 de noviembre «después de que se cuenten todas las papeletas», mientras que Trump eludió el asunto.

«Si soy yo, está bien. Si no soy yo, apoyaré el resultado», prometió el exvicepresidente.

Trump no respondió la pregunta y frente a la posibilidad de que la pandemia implique que el voto por correspondencia o en ausencia sea masivo, reiteró su acusación, sin pruebas, de que este tipo de votación puede implicar fraude.

El resultado «podríamos no saberlo durante meses», dijo. «Esto no va a terminar bien».

El mandatario también fue esquivo al ser interrogado sobre la bomba que cayó a última hora sobre su campaña: las revelaciones del diario The New York Times de que el magnate pagó sólo 750 dólares en impuestos federales en 2016, el año que ganó la presidencia.

Biden respondió este martes publicando documentos que indican que pago casi 300.000 dólares en impuestos el año pasado.

Trump insistió en el debate en que pagó «millones» de dólares de impuestos, sin más precisiones.

«Trump trasladó su estilo poco presidencial al escenario esta noche. Este fue uno de los debates más caóticos y lleno de ataques de la historia» de Estados Unidos, dijo a la AFP el experto electoral Mitchell S. McKinney, académico de la Universidad de Missouri.

El desprecio, la animadversión y la falta de catadura moral caracterizaron así un debate que tendrá continuación el 15 de octubre, cuando los dos aspirantes se reencuentren en Miami.

El mandatario también fue esquivo al ser interrogado sobre la bomba que cayó a última hora sobre su campaña: las revelaciones del diario The New York Times de que el magnate pagó sólo 750 dólares en impuestos federales en 2016, el año que ganó la presidencia.
El mandatario también fue esquivo al ser interrogado sobre la bomba que cayó a última hora sobre su campaña: las revelaciones del diario The New York Times de que el magnate pagó sólo 750 dólares en impuestos federales en 2016, el año que ganó la presidencia. AFP

Chequeo sobre las afirmaciones del debate

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su rival demócrata, Joe Biden, se enfrentaron el martes en el primer debate presidencial de la campaña de cara a las elecciones del 3 de noviembre. Un equipo de verificación de la AFP examinó los temas claves en los que chocaron.

¿Es la elección vulnerable al fraude del voto por correo?

Trump afirmó falsamente que el voto por correo puede implicar que haya un nivel de fraude «como nunca se ha visto» y Biden replicó: «Nadie ha establecido que haya fraude en los votos por correo».

En mayo, Ellen Weintraub de la Comisión Federal Electoral (FEC) dijo en Twitter que «no hay ninguna base para la teoría de la conspiración de que el voto por correo pueda conducir al fraude».

En septiembre el director del FBI, Christopher Wray, testificó ante una comisión del Senado afirmando que todas las amenazas relacionadas con la elección se toman «en serio».

«No hemos visto, históricamente, ningún tipo de esfuerzo coordinado a nivel nacional para cometer fraude en una elección importante, ya sea por correo o por otro medio», indicó Wray.

Max Feldman, experto electoral del Brennan Center for Justice, dijo a la AFP: «Votar por correo ha sido un componente seguro de nuestro sistema electoral durante muchos años».

El balance económico de Donald Trump

Trump afirmó que su gobierno «construyó la mejor economía de la historia», una afirmación que ha repetido en reiteradas ocasiones desde que está en la Casa Blanca. Esto es engañoso.

El balance económico del presidente ha sido lastrado por la crisis generada por la pandemia del covid-19. Las encuestas, sin embargo, siguen forjando una imagen positiva cuando se le pregunta a los votantes en quién confían más para crear empleo y crecimiento.

Esto se debe a la imagen de Trump como empresario, a un recorte impositivo y un alza de los mercados bursátiles, lo que impulsa las cuentas de jubilación. El discurso de Trump sobre la economía tiene tendencia a la exageración y la hipérbole.

El Producto Interno Bruto y las cifras de empleo son los principales indicadores sobre la salud de la economía. A favor de Trump está que el desempleo tocó un mínimo en 50 años en diciembre de 2019 cuando se ubicó en 3,5%.

Entre 2017 y 2019 la economía sumó 6,5 millones de empleos, frente a lo más de ocho millones de puestos de trabajo creados durante los tres primeros años del gobierno de Barack Obama.

La crisis por la pandemia pulverizó el mercado laboral y en abril la tasa de desempleo tocó un 14,7% y en agosto estaba en un 8,4%.

El año de la presidencia de Trump en el que la economía alcanzó mayor dinamismo fue 2018, cuando la economía se expandió 3%. En 2015 el gobierno de Obama logró un crecimiento de la economía de un 3,1%.

En 2004 y 2005, durante el gobierno del presidente republicano George W. Bush, la economía creció un 3,8% y un 3,5%, respectivamente.

La respuesta de Trump frente al coronavirus 

Biden acusó a Trump de ocultar el peligro del coronavirus. Esto es verdad. Trump le dijo al periodista de investigación Bob Woodward en febrero de 2020 que el virus era una «cosa mortal.

El presidente sabía que el virus era peligroso, pero no lo admitió en sus declaraciones públicas y en cambio minimizó los riesgos.

El 27 de febrero, Trump dijo que el riesgo para los estadounidenses era «muy bajo» y que el número de casos iba a ser cercano a cero. Después el 9 de marzo lo comparó con la gripe común.

Diez días después le dijo a Woodward: «Siempre quise restarle importancia. Todavía me gusta minimizarlo, porque no quiero crear pánico».

 

RFI

https://www.rfi.fr/es/am%C3%A9ricas/20200930-trump-y-biden-chocan-en-un-primer-debate-dominado-por-el-caos-y-los-golpes-bajos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.