La noticia conmocionó a los vecinos de la localidad bonaerense de Mariano Acosta, pero no los sorprendió. Sabían que algo anormal estaba ocurriendo. Es que habían encontrado a Micaela, una nena de 13 años, colgada de una soga del techo de su casa y ese fue el final de una historia de maltratos y abusos que no era un secreto en el barrio.

La nena se ahorcó delante de su hermanito de 3 años y de su primo de 8. Antes dejó dos cartas, una en su habitación y la otra se la entregó ella misma a una compañera de la escuela, confesando su calvario. Horas después, la autopsia reveló que estaba embarazada.

El triste y trágico episodio ocurrió en la vivienda ubicada en 24 de Noviembre al 1.100, entre Jorge Newbery y Trelles, en el partido de Merlo. Los investigadores detallaron que sus padres intentaron reanimarla, pero no lograron salvar su vida.

«Su tío la violaba, y su madre era cómplice. Ya existían denuncias previas y nadie hizo nada», contó una vecina a CrónicaTV. Y remarcó: «La molían a palos. La madre la hizo dejar la escuela y la obligaba a ocuparse de sus hermanos y lavar la ropa. Si se demoraba le pegaban hasta con un palo».

La mujer manifestó que el acusado también abusó de las hermanas de la víctima y que en el barrio nadie lo quiere. Tienen miedo. Sin embargo, no le quitó culpas tampoco a la madre de la chica por no haber hecho nada para evitar las violaciones y por los maltratos a los que ella misma sometía a su hija.

«La nena era una esclava de la madre. Ella nunca quiso a ninguno de sus hijos y tuvieron varias denuncias por parte de vecinos y allegados, producto de lo que ocurría en la vivienda», sostuvo la vecina, y añadió: «No queremos que vuelvan a vivir acá, hay muchas criaturas».

Fuente: A24.com

Deja un comentario